Allanamiento a Mauricio Macri: A Cristina Kirchner la mueve el odio y el Presidente ejecuta su orden


Desde que dejó la presidencia el 10 de diciembre pasado, el ingeniero Mauricio Macri y su familia se radicaron en la quinta “Los Abrojos“. A la misma que siguió concurriendo los fines de semanas durante su presidencia, para reencontrarse con sus amigos de toda la vida, comer el típico asado argentino y realizar deportes.


Al ser nominado al frente de la “Fundación FIFA“, con sede en Suiza, viajó a Europa y antes de tomar posesión en Ginebra, paseó con su esposa Juliana Awada y familia por Francia. Increíblemente la mayoría medios de prensa, dirigentes políticos y simpatizantes kirchneristas enfurecían, al tiempo que se autoflagelaban observando las fotografías de la familia Macri. Una patología del odio, que solo la puede describir un especialista en salud mental.


Según los Decretos que firma el presidente Alberto Fernández que establecen desde marzo y sin fecha de caducidad una cuarentena eterna por la pandemia del coronavirus, quien regresa a la Argentina debe estar unos catorce días aislado. No importa si se está enfermo, y si además esa persona demuestra estar sana con test tipo “PCR“. Para el gobierno Kirchnerista argentino, se presume que toda persona está infectada y puede producir la enfermedad Covid-19.



Antes de cumplidos esos catorce días de una especie de “prisión domiciliaria” en su quinta (casa de descanso) Mauricio Macri recibió a un grupo de Intendentes (alcaldes) de la provincia de Buenos Aires el 11 de septiembre último. La situación se conoció por un posteo en Twitter de uno de los visitantes.


Ni el expresidente Mauricio Macri y/o los intendentes Martín Yeza, de Pinamar, Ezequiel Galli, de Olavarría; y Francisco Ratto, de San Antonio de Areco, fueron citados por la justicia. Tampoco, como por ley corresponde, se sabe si fueron debidamente notificados de que existía contra ellos, formación de Causa.


Hoy, por pedido del fiscal Jorge Sica sorpresivamente el juez federal del partido de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta ordenó a la Policía Federal allanar la quinta “Los Abrojos” del ex presidente Mauricio Macri en busca de imágenes del lugar, para determinar si el ex mandatario violó la cuarentena al reunirse con tres intendentes del PRO después de retornar de Europa.

En la causa se investiga si Macri violó el artículo 205 del Código Penal. “Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”, dice la norma.

Las críticas de legisladores, ex funcionarios, dirigentes y simpatizantes del frente “Juntos por el Cambio“ (JxC), no tardaron en llegar.

El diputado Fernando Iglesias dijo que “el Ministerio de la Venganza y la Impunidad es lo único que funciona en este gobierno. El allanamiento a la residencia de Mauricio Macri es otro paso hacia la “venezuelización“ del país. Van cinco meses de cuarentena en los que el Presidente y los suyos han violado todas las reglas”.


La contracara de la impunidad kirchnerista

Fue hace solo semanas y en la residencia oficial del presidente Alberto Fernández. Violando su propio Decreto - por el que hoy allanaron a su antecesor - con el líder del gremio de Camionero, Hugo Moyano, disfrutaron de un almuerzo y la tertulia se estiró toda la tarde. La norma del Decreto que el propio Fernández violó, fue la prohibición de las reuniones sociales.

La fotografía familiar también fue subida a Twitter por su hijo Pablo Moyano, quien pese a borrarla, ya fue tarde. Además se observa claramente la falta de tapabocas o barbijos y la inexistencia del distanciamiento social que recomiendan los profesionales y hasta el propio gobierno argentino.


La impunidad kirchnerista, el atropello a los demás poderes de la República y la “chavización” que Cristina Fernández de Kirchner desarrolla desde el Senado, provocaron la ira de la oposición, tras el allanamiento a Mauricio Macri


Así, el presidente del bloque PRO en la Cámara de Diputados, Cristian Ritondo, subió un mensaje a sus redes sociales: “Allanamientos para unos, risas para otros. Lamentablemente la oposición no cuenta con los privilegios de Alberto Fernández, que admite violar la cuarentena y no tiene consecuencias”.

Por su parte el diputado nacional Waldo Wolff también se expresó en ese sentid: “El presidente Alberto Fernández dijo que no hay cuarentena pero allanan el domicilio del ex presidente Mauricio Macri por violación de cuarentena. No solo denota una republiquetización del país sino además un ejecutivo autoritario, absurdo y sin rumbo. Mi más enérgico repudio”, afirmó.


“La cuarentena inexistente como excusa para el rencor y la revancha”, expresó el senador nacional Esteban Bullrich. También el diputado de ‘JxC” Mario Negri criticó a todo el oficialista “Frente de Todos“: “El municipio de Malvinas Argentinas gobernado por el FdT pidió que investiguen si Macri violó la cuarentena por reunirse con tres intendentes opositores.

¿La Justicia investigará la reunión de Alberto Fernández con Moyano o solo se persiguen las reuniones de la oposición?”, se preguntó Negri.


Argentina vive horas críticas a nivel institucional. La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner quien nombró en la fórmula al presidente Alberto Fernández, ha logrado desde el Senado desplazar a jueces que la investigan o deberían decir en una instancia procesal violando Reglamentos, según denunciaron desde la oposición de Juntos por el Cambio.


Alguno resiste, otros piden licencia y la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) sigue en un silencio muy peligroso. Final abierto.


Mientras, Argentina ya está en el podio de muertes y contagios por millón de habitantes por el coronavirus. Un tremendo desastre la gestión de un gobierno que se aferró a la cuarentena y “vendía el modelo/relato” al mundo. Hoy están desesperados, sin límites y vengativos.

Procesalmente no hacía falta allanar la residencia de Mauricio Macri. Lo usual para cualquier ciudadano es mandar a un oficial a pedir el disco rígido de almacenamiento de videos. Allanar una morada, es una de las medidas más extremas que prevee el Código de Procedimientos en materia Penal.


Hasta pronto !


Jorge McKenna

Twitter: @JorRausch ©️

95 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram