Argentina: con una jugada magistral, JxC derrotará al kirchnerismo en las primarias legislativas

Irónicamente voy a utilizar una imagen que utilizó el diario perfil.com el 29 de mayo pasado, en una nota que firmó Gabriel Ziblatl y cuyo título era “Por la falta de definiciones y un líder, crece el desorden interno en Juntos por el Cambio”. En el subtítulo los “sabelotodos” de ese periodismo funcional a Cristina Fernández de Kirchner, agregaban: “El rol de Vidal, los candidatos en Provincia, el armado en el interior y las posibles alianzas son algunas de las intrigas abiertas. En el medio, pugna por el perfil que tendrá el espacio”. No me hizo dudar ni ese título ni los que vinieron luego desde ese medio y de otros. La fuente de información es lo suficientemente sólida, como para que a horas de que se abran las mesas de votaciones pueda ver la luz este análisis.

El arte de lo posible

Tampoco voy a decir que el plan se gestó entre todos los encargados de las campañas principales, o que comprendían a todos quienes están en la fotografía, por ejemplo. Es más, por ese momento el expresidente Mauricio Macri estuvo al tanto, pero estaba muy golpeado en su ánimo personal por el avance judicial sobre su familia por la Causa Correo.


La causa por presunto espionaje, no lo preocupaba tanto a Macri, porque su abogado Pablo Lanusse, entre otros y por entonces, le decía lo mismo que otras personas ligadas o con amigos en la justicia. No era algo que podría prosperar en un estado de derecho. Pero la bronca y culpa de Mauricio Macri era que por su cabeza pasaba “un rollo” de pensamiento con cierta culpa de “metí a mi familia en una causa por política como Cristina Kirchner a sus hijos”, aunque obviamente siempre discernió que no era lo mismo. Pero era política.


El status social más elevado del expresidente Mauricio Macri, normal por cuestiones de su vida empresarial y su posición económica, siempre fue un tema con el que luchó y lucharon los asesores cuando decidió ingresar en política. Luchar contra ese relato populista del que tiene dinero, mientras se aprovechan de los pobres para hacer dinero sucio.

Los cómplices de la trama republicana


La fecha de la nota de Perfil que tomé, tampoco es tan azarosa. El momento que atravesaba Macri ya lo describí. Con Alfredo Cornejo por esos meses también mantuvo varias charlas. Del “plan Paso 2021”, también estuvieron en la ingeniería Mario Negri, Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta, Miguel Ángel Pichetto, Hernán Lombardi, Elisa Carrió, Gerardo Morales y algún que otro dirigente más o menos destacado en los medios. Muchos nombres no recuerdo y otros no son conocidos.

No se imagine usted que tengo una entrevista grabada con todos los nombres, y menos piense que voy a citar a que operadores políticos y/o empresarios, supuestamente estaban al tanto “del engaño de la división de listas”. Y mucho menos, que las personas nombradas estuvieron todas reunidas bajo un mismo techo.


El plan

Básicamente la estrategia electoral era y fue mostrar una desunión con críticas “hasta subidas de tono” cuando el momento lo requería. Al parecer María Eugenia Vidal no tenía ninguna intención de ser candidata en el 2021, y fue convencida por Horacio Rodríguez Larreta. Ese tema fue crucial ya que Patricia Bullrich venía preparando el terreno, primero con algunos liberales, e incluso estaba más cercano a sumarse a su lista Roberto Cachanosky que Ricardo López Murphy.

Llegado el momento y en base al conocimiento y aprobación nacional de Patricia Bullrich, “los armadores”, y una vez que Horacio Rodríguez Larreta convenció a Vidal, decidieron que por sus condiciones era mejor su candidatura por Ciudad de Buenos Aires, ya que “ganaría con piloto automático”.

Lo demás fue un asunto PRO. Ya que Horacio Rodríguez Larreta manejó “su caja”, desde provincia de Buenos Aires, Jorge Macri hizo un poco de “ruido para la tribuna” antes de brindar su apoyo a Diego “el Colo” Santilli. Intendentes como Martin Yeza de Pinamar, entre otros, también estuvieron en esos diálogos.


El radicalismo debía hacer lo propio y presentar sus supuestas “listas internas combativas” contra el PRO y que todo se vea como que la oposición para las Paso 2021 llegaba “a los golpes”. Algunos como Facundo Manes se lo tomaron un poco en serio, como segundas líneas de Republicanos Unidos, donde sabemos que entre ellos tuvieron sus habituales problemas. Por ese lado tuvimos “el renunciamiento de Gustavo Segré”, en coincidencia con la bajada de Cachanosky.

A “rulo” Martín Lousteau se le fue informando de “la idea” con el paso de las semanas (tengamos en cuenta también las elecciones internas de la UCR), en algunas demoras. Finalmente fue normal que Lousteau entendiera más rápido “de que se trataba” dado sus antecedentes de grandes roscas, incluidas con el kirchnerismo.


Elisa Carrió “se fue de boca” dicen algunos, en el día de su cumpleaños, lo que hizo que algunos dejaran la actuación para demostrar su enojo de verdad. Siempre los encargados de realizar “control de daños” trabajaron a destajo.

Elisa Carrió tuvo su debut estelar, culpando a Putin por sus violaciones a los DDHH, y que al no vacunarse, ella apoyaba al kirchnerismo en que las PASO de este año debían ser pospuestas. El problema de “Lilita” era que tenía que esperar y acordar ese anuncio con Mario Negri, el otro “actor” que debía apoyar esa idea, pero estuvieron al aire en algunos programas de TV simultáneamente mientras un Comunicado ya daba vueltas en las redes sociales.

Ser más de izquierda de lo que presume


Además los del PRO debían salir de un lugar donde los puso Cristina Fernández de Kirchner y su grupo chavista. Mauricio Macri antes de ser presidente y durante su mandato, fue más bien parecido a un parlamentario como Macron, Trudeau o Merkel; por citar algunos. Nunca fue de centro derecha, y menos de derecha liberal como el mote que le puso el kirchnerismo y muchos periodistas anclados en medios de prensa para oficialistas, o el bipolar monetario Clarín, y “ciertos muchachos”.


La UCR no tiene ese problema de izquierda o derecha ya que siempre tuvo sus dos vertientes que llevaron incluso a que algunos sean “férreos soldados de Cristina”.

Cada uno fue tomando su rol “poco a poco”. No quiero trazar una línea de tiempo y tampoco dar más detalles por respeto a la fuente. Podría quedar al descubierto dada su relevancia en la vida política.

Se calculó el enojo del votante y las repercusiones en las redes sociales pero se calculó que si bien el voto bronca podía migrar como en CABA no alcanzaría para que Ricardo López Murphy le gane hoy a María Eugenia Vidal.

Alguien con más crueldad política dijo “de última los encerramos y van a votar igual porque son antikirchneristas”. Otro les advirtió que hubiera cuidado porque solo estaban hablando de “núcleo duro”. Y no se si me lo contaron o que, pero un tal Pablo Walter y quizás con Don Humberto Schiavoni, dieron algunos detalles como viejos armadores. El tucumano sonriente y el misioner con su típico mate con la bombilla de alpaca con un balanceado oro.

De ese grupo pongamos que salió el “Horacio dale con lo tuyo que ese votante indeciso es el de Masterchef (que no se ofenda mi primo), o de Tinelli”, bromeando. Ergo: “dale Mariu levantá el ánimo que en CABA por h o por b, van aún por la boleta multicolor”. Por ahora, advirtió el hombre responsable final.

Me está corriendo el tiempo y quiero publicar antes de que abran las mesas de votación...


Bueno, el papel de Fernando Iglesias fue claramente el de las fiestas de Quinta de Olivos y la pandemia, una vez que Pato Bullrich y Waldo Wolff le aseguraron con mensajes públicos de que estaría merecidamente en la lista, es decir, cuatro años más de diputado. Las redes sociales en ese caso ayudaron pero más que nada los sondeos no políticos de medios... los que se hacen de verdad y con seriedad. Normalmente no se dan a conocer porque los encargan los equipos.


Cuestión kirchnerista


Así como al kirchnerismo lo ayudó a ganar en 2019 la presencia de Sergio Massa y de Don Roberto Lavagna, no tuvieron mejor pretexto para comportarse como un “ni” en los últimos meses, apoyados en el peronismo tradicional. En el “status quo” que ventiló los vacunados VIP y las fiestas de la Quinta de Olivos en pandemia.

La caída del helicóptero de Jorge Brito con su muerte fue un golpe duro al corazón de esa facción del peronismo que era manejada por ese gerente de poder que perdió la vida. Justo, un helicóptero. Desde “la caída del halcón Brito” (para nada es una ofensa a sus familiares y hasta amigos en común), nada fue igual para Sergio Massa. Es más, nada fue igual hasta para un Club de futbol como River Plate, donde su hijo homónimo será posiblemente el nuevo presidente. No ganó más como lo hacía.


A Cristina Kirchner se le fue replegado el peronismo no chavista a medida que la economía no ayudaba y que “la Jefa” se rodeaba de la facción que tiene sangre de los 70 en las manos. Y salió esa Lista con Victoria Tolosa Paz que es peor que cualquiera de la de Juntos por el Cambio. Lo que tiene a favor es lo mismo qué pasa en CABA: ese votante que busca una boleta y que encima es una.


No se gana nada: el pacto termina luego de noviembre


Eso será primordial. Más allá de que tuvieron que pedirle por favor a Mauricio Macri de que se involucre en la campaña (algo que dije en Twitter que sucedería), terminadas las PASO 2021 si comenzará la UCR una presión muy fuerte en 2022 por el control total de Juntos por el Cambio o la ruptura.


Ninguno aún quiere confrontar a Mauricio Macri porque aunque fue presidente y totalmente limado en 2018/19 por toda la prensa con muy pocas excepciones, los votos de la oposición siguen siendo de él. Y ello ocurre porque dejó una vara republicana muy alta. Muchos dirigentes de la UCR ven que confrontarlo puede hacer que crezcan otros dirigentes hoy menores del PRO.

También, que por más que hoy la UCR siga teniendo los Comités en la mayoría de ciudades importantes del país (siempre digo como el Banco Nación), los afiliados radicales votarían por Macri. Y ya que di el ejemplo: podes ser una Sucursal física del Banco Nación pero en el 2023 sucede que Mercado Libre o Ualá, con una aplicación en el teléfono, ‘te quita tus clientes’ (tu voto).


Hoy se gana, excepto que se realice un tremendo fraude. Y si además sumamos a ello que la gente no vaya a votar, y que la fiscalización sea ineficiente como en 2019; el kirchnerismo tendrá sus chances con su metodología mafiosa como la que se viralizó estos últimos días en la provincia de Tucumán.

De hoy a las generales de Noviembre, nadie debería hacerse el gran vencedor.


Hasta pronto !


Jorge W. Rausch McKenna

*Analista Político *Abogado *Periodista

CEO Consultoría “JRM” y Asociados

Twitter: @JorRausch

Maldonado, R. O. del Uruguay


66 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram