China: origen del nuevo coronavirus ya vendió alrededor de 500 millones de dosis en más de 45 países

Los que creen en una conspiración -desafiando afirmaciones oficiales y a la propia ciencia-, o los partidarios del grupo que apuesta a la teoría de “un arma biológica con fines económicos”, tienen un gran alimento a sus creencias “no certificadas” a medida que se conocen datos oficiales que han publicado agencias de noticias. Si a esta enorme cantidad de inmunizaciones se le agrega todo el dinero que China ya ha vendido al mundo en concepto de insumos para prevenir la pandemia causada por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2​) y para tratar la enfermedad que produce (la Covid19), las cifras de ganancias de los asiáticos son ya a la fecha siderales.

El problema y la solución que ofrece el régimen comunista de Xi Jinping, les acarreará aún más privilegios estratégicos en su expansión, en contratos comerciales ventajosos, y hasta se posicionará mucho mejor en la geopolítica.


Se trata de toda una pluralidad de beneficios exponenciales que obtendrá por “ese virus” que justamente fue descubierto en Wuhan, capital de Hubei, dónde funciona un excelente laboratorio de “Nivel 4”.

Pero según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con información de China, afirma oficialmente aún hoy, que la pandemia se originó en el “Mercado mayorista de mariscos de Huanan” y que sería a causa de las costumbres alimenticias del lugar.


Recordando por último mínimos detalles, ademas, “culparon hasta a los murciélagos” por la enfermedad, y en otros países llegaron a sacrificaron miles de tejones por considerarlos transmisores. EEUU, Australia, Taiwán y otros países, se quejaron del “aviso tardío del descubrimiento”, por parte de las autoridades chinas.

Seguir hablando hoy es un sinsentido por la falta de información confiable y más cuando la propia OMS recién fue autorizada por el partido comunista chino (PCCh) a ingresar a Wuhan luego de aproximadamente un año del aviso chino, entre fines de 2019 y principios de 2020 por denuncias de “Periodistas Sin Fronteras”, científicos, médicos, enfermeros y algunos de esos periodistas que dieron el alerta pero que tuvieron “finales trágicos”, fueron enjuiciados y cumplen detenciones. Otros, con mayor suerte, lograron fugar del régimen de China.


China conquista al mundo: hasta hoy 500 millones de inmunizaciones, incluida la Argentina

En principio la negociación entre el Ministerio de Salud y la empresa Sinopharm se empantanó allá por el mes de febrero pasado. Algunos medios de prensa que por esa época tenían más confianza en el gobierno de Fernández - Kirchner (hablamos de antes del escándalo de la “Vacunación VIP” https://www.jorgerausch.net/post/corrupción-en-el-gobierno-de-argentina-funcionaba-un-vacunatorio-vi ), decían que el presidente Alberto Fernández decidió no aceptar un primer acuerdo “por su volumen económico y financiero”, y que ahora espera un gesto político de Xi Jinping que se comprometió a facilitar la provisión masiva de vacunas a la Argentina, se decía.

Además se decía que aún desde Casa Rosada existían algunos obstáculos para la firma del contrato con Sinopharm, que posee un valor de entre 30 y 40 dólares, es decir, mucho más cara que la vacuna Sputnik V rusa, cuyas dosis y aunque muy escasas, ya había llegado a la Argentina. Para ello, ya se había designado a un familiar de un terrorista como Embajador en China: Sabino Vaca Narvaja. Todo un mal síntoma en sí mismo.

Lo cierto es que al día de hoy, se dieron muchos episodios: tuvo que renunciar el ministro de salud Ginés González García, se han comprado más dosis a Rusia, ya han llegado 1.000.000 de dosis de la vacuna Sinopharm de China, y que el clima político entre gobierno, oposición y el Poder Judicial está en ebullición, luego del discurso de corte antirrepublicano, que diera el presidente Alberto Fernández al inaugurar las sesiones del Congreso el lunes pasado, y a un día de la gran marcha nacional del 27F en repudio por la “Vacunación VIP” (Ver artículo relacionado https://www.jorgerausch.net/post/argentina-estela-de-carlotto-de-ddhh-sa-quiso-hacer-un-relato-y-pat )


Mientras, lejos de la política doméstica y “enana” de una Argentina desprevenida y sin vacunas y con otra agenda política, el mundo no se detiene.

Según un informe de Huizhong y Kristen Gelineau, Associated Press (AP), en medio de la escasez de datos públicos sobre las vacunas chinas, las dudas sobre su eficacia y seguridad siguen siendo generalizadas en los países que dependen de ellas, junto con la preocupación sobre lo que China podría querer a cambio de las entregas.

No obstante, las inoculaciones con vacunas chinas ya comenzaron en más de 25 países, y se suministraron a otros 11, según el recuento de AP, basado en informes independientes en esos países, junto con anuncios del gobierno y de las empresas.

Se trata de un posible golpe de efecto para China, que se ha empeñado en pasar de ser objeto de desconfianza por su mala gestión inicial del brote de COVID-19, a convertirse en un salvador.


Al igual que India y Rusia, China está tratando de crear buena voluntad, y prometió aproximadamente 10 veces más vacunas en el extranjero que las que ha distribuido en su país.


"Estamos viendo cómo empieza a funcionar la diplomacia de las vacunas en tiempo real, con China a la cabeza, en cuanto a la capacidad de fabricar vacunas dentro de China y ponerlas a disposición de otros", dijo Krishna Udayakumar, director fundador del Centro de Innovación en Salud Global de la Universidad de Duke. "Algunas de ellas donadas, otras vendidas, y otras vendidas con financiación de deuda asociada".


China ha dicho que suministra "ayuda en materia de vacunas" a 53 países y que exporta a 27, pero rechazó una petición de la agencia de noticias AP para obtener la lista.


Beijing también ha negado la diplomacia de las vacunas, y un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que China consideraba la vacuna un "bien público mundial". Los expertos chinos rechazan cualquier relación entre la exportación de sus vacunas y la renovación de su imagen.


"No veo ninguna relación", dijo Wang Huiyao, presidente del Centro para China y la Globalización, un centro de estudios de Beijing. "China debería hacer más para ayudar a otros países, porque lo está haciendo bien".

China se centró en los países de ingresos bajos y medios que se han quedado atrás cuando las naciones ricas se hicieron de la mayor parte de las vacunas costosas producidas por empresas como Pfizer y Moderna. Y a pesar de algunos retrasos propios en Brasil y Turquía, China aprovechó, en gran medida, la lentitud de las entregas de los fabricantes de vacunas estadounidenses y europeos.


Como muchos otros países, Chile recibió muchas menos dosis de la vacuna de Pfizer de las prometidas en un principio. En el mes posterior al inicio de su programa de vacunación, a fines de diciembre, sólo llegaron alrededor de 150.000 de los 10 millones de dosis de Pfizer que el país sudamericano había solicitado.


No fue hasta que la empresa china Sinovac Biotech Ltd. se lanzó con 4 millones de dosis a finales de enero, que Chile comenzó a inocular a su población de 19 millones de personas con una velocidad impresionante. Según la Universidad de Oxford, el país tiene ahora la quinta tasa de vacunación per cápita más alta del mundo.

La chilena Vilma Ortiz se vacunó con Sinovac en un colegio del barrio de Nunoa, en Santiago, junto con otras 60 personas. Aunque se considera "una persona algo escéptica", dijo que investigó las vacunas chinas en Internet y quedó satisfecha.

"Tengo mucha fe y confianza en la vacuna", dijo.

En Yacarta, el estadio deportivo estaba colmado mientras los trabajadores sanitarios con barbijos, entraban para recibir la vacuna Sinovac. Entre las filas de puestos de vacunación se encontraba el presidente indonesio Joko Widodo, la primera persona del país del sudeste asiático en recibir la vacuna china, de la que ha encargado 140 millones de dosis para su pueblo.


Entre los asistentes al estadio se encontraba Susi Monica, una médica practicante que recibía su segunda dosis. A pesar de las dudas sobre su eficacia, le parecía que recibir la inyección valía la pena, sobre todo porque no tuvo ninguna reacción adversa a la primera dosis.

Además, dijo, "¿en este momento, tengo otra opción?".

Las opciones son limitadas para Indonesia y muchos otros países de ingresos bajos y medios afectados por el COVID. El despliegue de las vacunas a nivel mundial ha estado dominado por los países más ricos, que obtuvieron 5.800 millones de los 8.200 millones de dosis compradas en todo el mundo, según la Universidad de Duke.

Las vacunas chinas, que pueden almacenarse en refrigeradores comunes, resultan atractivas para países como Indonesia, una nación sofocante que se encuentra sob re el Ecuador y que podría tener dificultades para cubrir las necesidades de almacenamiento con frío elevado de vacunas como las de Pfizer.


Vacunas de tecnología tradicional


La mayor parte de las vacunas chinas proceden de Sinovac y Sinopharm, que se basan en una tecnología tradicional denominada vacuna de virus inactivado, basada en el cultivo de lotes del virus y su posterior eliminación. Algunos países la consideran más segura que la tecnología más reciente y menos probada que utilizan algunos competidores occidentales y que se dirige a la proteína de la espiga del coronavirus, a pesar de los datos de seguridad disponibles públicamente para las vacunas de Pfizer, Moderna y AstraZeneca y ninguno para la de China.


"Se optó por esta vacuna porque está desarrollada sobre una plataforma inactivada tradicional y segura", dijo Teymur Musayev, funcionario del Ministerio de Sanidad de Azerbaiyán, que ha encargado 4 millones de dosis de Sinovac.


En Europa, China suministra la vacuna a países como Serbia y Hungría, una importante victoria geopolítica en Europa Central y los Balcanes, donde Occidente, China y Rusia compiten por la influencia política y económica. Esta franja de Europa ofrece un terreno fértil para que China refuerce los lazos bilaterales con los líderes populistas de Serbia y Hungría, que suelen criticar a la UE.

Serbia se convirtió en enero en el primer país de Europa en empezar a vacunar a su población con vacunas chinas. El país compró hasta ahora, 1,5 millones de dosis de la vacuna de Sinopharm, lo que constituye la mayor parte del suministro del país, y cantidades más pequeñas de las vacunas rusas Sputnik V y Pfizer.


Con pesados abrigos contra el frío invernal, los serbios esperaron en largas filas, su turno para recibir la vacuna.


"Han estado vacunando a su propia gente durante (un) largo período, supongo que tienen más experiencia", dijo Natasa Stermenski, residente en Belgrado, sobre su elección de vacunarse en un centro de vacunación en febrero.


La vecina Hungría, impaciente por los retrasos en la Unión Europea, pronto se convirtió en el primer país de la UE en aprobar la misma vacuna china. El domingo, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, se vacunó con Sinopharm, después de haber dicho recientemente que confiaba más en la vacuna china.


Muchos dirigentes han apoyado públicamente las vacunas chinas para disipar las preocupaciones. Al principio, "la gente tenía todas esas teorías de los microchips en la cabeza, la modificación genética, la esterilización, corriendo por las plataformas de las redes sociales ", dijo Sanjeev Pugazhendi, funcionario médico en la nación insular del Océano Índico de las Seychelles, cuyo presidente recibió recientemente la vacuna de Sinopharm frente a cámara. "Sin embargo, en el momento en que empezamos a repartir las vacunas a los dirigentes, líderes religiosos y trabajadores sanitarios, eso empezó a remitir".


Los esfuerzos de Beijing en materia de diplomacia de las vacunas son buenos tanto para China como para el mundo en desarrollo, según los expertos.

"Gracias a la competencia por la influencia, los países pobres pueden acceder antes a las vacunas", afirmó Yun Jiang, editor jefe del blog China Story de la Universidad Nacional de Australia. "Por supuesto, eso, suponiendo que todas las vacunas sean seguras y se suministren de forma correcta".


Algunos problemas


La diplomacia de las vacunas de China sólo será tan buena como las vacunas que ofrezca, y todavía se enfrenta a obstáculos.


Ahmed Hamdan Zayed, enfermero en Egipto, se mostró reacio a recibir la vacuna, especialmente la vacuna china. Este trabajador sanitario de primera línea sería uno de los primeros del país en recibir la inyección de Sinopharm como parte de una campaña de vacunación masiva. Más de 9 millones de vacunas de Sinopharm se han administrado fuera de China.


La vacunación en el mundo


Dosis totales de vacunas administradas cada 100 personas:

(En lo personal utilizo el mapa interactivo de urworldindata.org)

Explican además desde AP, que mencionaban: "Nos preocupaban las vacunas en general", dijo este padre de dos hijos, de 27 años, en una entrevista telefónica desde el hospital Abu Khalifa, en el noreste del país. "De la vacuna china, en particular, no había suficientes datos disponibles en comparación con otras vacunas".


Pero Zayed decidió finalmente vacunarse tras investigar más. Un médico de su hospital llamó a sus colegas de los Emiratos Árabes Unidos, que habían aprobado la misma vacuna, y se reunieron con los funcionarios sanitarios egipcios.


Sinopharm, que afirmó que su vacuna tenía una eficacia del 79% según los datos provisionales de los estudios clínicos, no respondió a las solicitudes de entrevista. El presidente de Sinopharm ha dicho que no han tenido ni un solo evento adverso serio en respuesta a su vacuna.


Las empresas chinas de vacunas han sido "lentas y poco sistemáticas" a la hora de publicar los datos de sus estudios, en comparación con empresas como Pfizer y Moderna, dijo Yanzhong Huang, experto en salud mundial del grupo de expertos estadounidense Council for Foreign Relations.


Ninguno de los tres candidatos chinos a vacunas utilizados en todo el mundo hizo públicos los datos de sus estudios clínicos de última fase. CanSino, otra empresa china con una vacuna de una sola dosis que dice tener una eficacia del 65%, se negó a ser entrevistada.

Las prácticas comerciales farmacéuticas de China también suscitan preocupación. En 2018, salió a la luz que una de las mayores empresas de vacunas de China falsificó datos para vender sus vacunas contra la rabia.


Ese mismo año, salió a la luz la noticia de que una filial de Sinopharm, que está detrás de una de las vacunas COVID-19 ahora, había fabricado vacunas contra la difteria de calidad inferior que se utilizan en las vacunaciones obligatorias.


Con las vacunas chinas, "para mucha gente, lo primero que se piensa es 'Made in China', y eso no da mucha seguridad", dijo Joy Zhang, profesora de la Universidad de Kent en el Reino Unido que estudia la ética de la ciencia emergente.


Rusia e India se han enfrentado a un escepticismo similar, en parte porque la gente confía menos en los productos fabricados fuera del mundo occidental, dijo Sayedur Rahman, director del departamento de farmacología de la Universidad Médica Bangabandhu Sheikh Mujib de Bangladesh.


"Siempre que China, India, Rusia, Cuba desarrollan una vacuna o realizan una investigación, sus datos son cuestionados y la gente dice que su proceso no es transparente", dijo.


Una encuesta realizada en diciembre por YouGov entre 19.000 personas de 17 países y regiones sobre la opinión que les merecen las distintas vacunas reveló que la de China recibió la segunda puntuación más baja, empatada con la de India. En Filipinas, que encargó 25 millones de dosis de Sinovac, menos del 20% de los encuestados por un grupo de investigación expresaron su confianza en las vacunas chinas.


Estas preocupaciones vieron exacerbadas por la confusión en torno a la eficacia de la vacuna de Sinovac. En Turquía, donde Sinovac llevó a cabo parte de sus estudios de eficacia, los funcionarios han dicho que la vacuna tuvo una eficacia del 91%. Sin embargo, en Brasil, los funcionarios revisaron la tasa de eficacia en las últimas fases de los ensayos clínicos del 78%, y resultó ser un poco más del 50% tras incluir las infecciones leves.


Un alto funcionario chino dijo que las cifras de Brasil eran menores porque sus voluntarios eran trabajadores sanitarios que corrían un mayor riesgo de contagio. Pero otros expertos médicos han dicho que la exposición no afectaría a la eficacia de la vacuna.


Los ensayos de Sinovac se llevaron a cabo por separado en Turquía y Brasil, y las diferencias en las tasas de eficacia se deben a las diferencias en las poblaciones, dijo un portavoz de la empresa en una entrevista anterior con AP.

La empresa se negó a ser entrevistada para este artículo. Un panel de expertos de Hong Kong evaluó la eficacia de la vacuna en torno al 51%, y la ciudad aprobó su uso a mediados de febrero.


A nivel mundial, los funcionarios de salud pública han dicho que cualquier vacuna que tenga al menos un 50% de eficacia es útil. Los científicos internacionales están ansiosos por ver los resultados de las pruebas de la fase final publicados en una revista científica revisada por pares para las tres empresas chinas.



Tampoco está claro cómo funcionan las vacunas chinas contra las nuevas cepas del virus que están apareciendo, especialmente una variante identificada por primera vez en Sudáfrica. Por ejemplo, Sinopharm prometió 800.000 vacunas al país vecino de Sudáfrica, Zimbabue.


A los países receptores les preocupa que la diplomacia china en materia de vacunas pueda tener un costo, algo que China ha negado. En Filipinas, donde Beijing está donando 600.000 vacunas, un diplomático de alto nivel dijo que el Ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, dio un mensaje sutil para atenuar las críticas públicas sobre la creciente asertividad china en el disputado Mar de China Meridional.


El alto diplomático dijo que Wang no pidió nada a cambio de las vacunas, pero estaba claro que quería "intercambios amistosos en público, como controlar un poco su diplomacia de megáfono". El diplomático habló bajo condición de anonimato para discutir el asunto en público.


Vacunas occidentales para países ricos

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, dijo públicamente en una conferencia de prensa el domingo que China no pidió nada, ya que las donaciones llegaron por avión.


Mientras tanto, los legisladores de la oposición en Turquía acusan a los dirigentes de Ankara de vender secretamente a los uigures a China a cambio de vacunas, tras un reciente retraso en el envío. Los legisladores y la comunidad de la diáspora uigur temen que Beijing esté intentando conseguir la aprobación de un tratado de extradición que podría suponer la deportación de más uigures a China.


A pesar de todas las preocupaciones, la urgencia de la pandemia ha superado en gran medida las dudas sobre las vacunas chinas.


"Las vacunas, sobre todo las fabricadas en Occidente, están reservadas a los países ricos", dijo un funcionario egipcio, que habló bajo condición de anonimato para discutir el asunto. "Teníamos que garantizar una vacuna. Cualquier vacuna”, finaliza el reporte de Huizhong y Kristen Gelineau, Associated Press (AP)


Hasta pronto !

Jorge W. Rausch McKenna

*CEO Consultoría *Analista Política *Abogado *Periodista

Twitter: @JorRausch

Maldonado, R. O. del Uruguay


(Con información de Huizhong y Kristen Gelineau, para Associated Press -AP / Imágenes: “capturas de pantalla”.






10 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram