David Shor: por qué Trump fue bueno para los republicanos y cómo los demócratas pueden ganar en 2022

En los Estados Unidos, cada temporada es temporada de campaña. Cuatro meses después de la última vez que Estados Unidos fue a las urnas, los demócratas aún están refinando sus autopsias de la carrera de 2020 y ya están gobernando con miras a las elecciones intermedias de 2022. Mientras tanto, al otro lado del pasillo, los republicanos están tratando de averiguar qué tan firme es realmente el control de Donald Trump sobre su partido, y debaten si ese control debería ser más fuerte o más débil”, comienza el artículo de intelligencer.com firmado por Eric Levitz @EricLevitz

Para obtener una idea de estos asuntos, Intelligencer se dirigió a nuestro defensor socialista favorito de campañas implacablemente impulsadas por encuestas, David Shor. Veterano de la campaña de Obama de 2012, Shor es actualmente jefe de ciencia de datos en OpenLabs, una organización sin fines de lucro progresista.


Hablamos con él la semana pasada sobre cómo ha cambiado su análisis de las elecciones de 2020 desde noviembre, qué deben hacer los demócratas para mantener el Congreso después de 2022 y por qué cree que la era de Trump fue excelente para el Partido Republicano (en términos estrictamente electorales). ¿Cuáles son las cosas más importantes que ha aprendido sobre las elecciones de 2020 entre la última vez que hablamos y hoy? Lo que ha cambiado desde noviembre es que ahora tenemos datos del historial de votos a nivel individual en varios estados. Y también tenemos muchos más datos a nivel de distrito. Y la gente ha tenido más tiempo para realizar encuestas. Así que la imagen se ha vuelto más clara.


Una conclusión de alto nivel es que el electorado de 2020 tenía una composición partidista muy similar a la del electorado de 2016. Cuando las encuestas resultaron ser incorrectas, y Trump resultó ser mucho más fuerte de lo que predijeron, mucha gente concluyó que los modelos de participación deben haber estado apagados: Trump debe haber inspirado una participación republicana más alta de lo esperado.


Pero eso se ve mal. Realmente parece que el electorado era un poco más demócrata de lo que había sido en 2016, en gran parte debido al cambio demográfico (debido a que existe una gran brecha partidista entre los votantes más jóvenes y los mayores, cada cuatro años el electorado obtiene algo así como un 0,4 por ciento más de demócratas recién churn generacional).


Así que Trump no superó las expectativas al inspirar una participación republicana mayor de la anticipada. Los superó principalmente a través de la persuasión. Muchos votantes cambiaron de opinión entre 2016 y 2020. A nivel de subgrupo, los demócratas ganaron entre el medio por ciento y el uno por ciento entre los blancos no universitarios y aproximadamente el 7 por ciento entre los graduados universitarios blancos (lo cual es una locura).


Nuestro apoyo entre los afroamericanos se redujo entre un 1 y un 2 por ciento. Y luego el apoyo hispano se redujo entre un 8 y un 9 por ciento. El jurado aún está deliberando sobre los estadounidenses de origen asiático. Esperamos los datos de California antes de decir algo. Pero hay evidencia de que hubo algo así como una disminución del 5 por ciento en el apoyo de los estadounidenses de origen asiático a los demócratas, probablemente con mucha variación entre los subgrupos.


Hubo descensos realmente grandes en las zonas vietnamitas, por ejemplo. De todos modos, una implicación de estos cambios es que la polarización de la educación aumentó y la polarización racial disminuyó. En otras palabras, el nivel de logro educativo de un votante, ya sea que tenga un título universitario, se volvió más predictivo de qué partido votó en 2020 que en 2016, mientras que la identidad racial de un votante se volvió menos predictiva. Sí. Los votantes blancos en general se inclinaron hacia el Partido Demócrata, y los votantes no blancos se alejaron de nosotros. Así que ahora estamos en algún lugar entre 2004 y 2008 en términos de polarización racial. Que es interesante.


No creo que mucha gente esperara que el Partido Republicano de Donald Trump tuviera una base de apoyo mucho más diversa que la de Mitt Romney en 2012. Pero eso es lo que sucedió.


¿Los datos disponibles nos dan alguna idea de por qué? ¿Tiene alguna idea de lo que hubo detrás del gran cambio hacia la derecha entre los votantes hispanos? Una cosa importante que debe saber sobre la disminución del apoyo hispano a los demócratas es que fue bastante amplia.


No se trata solo de cubanos en el sur de Florida. Ocurrió en Nueva York, California, Arizona y Texas. Realmente, vimos grandes caídas en todo el país. Pero fue notablemente más grande en algunos lugares que en otros.

En los datos a nivel de precinto, una de las cosas que destaca es que los lugares donde muchos votantes tienen ascendencia venezolana o colombiana vieron cambios mucho más grandes hacia el Partido Republicano que básicamente en cualquier otro lugar del país. Los turnos de Colombia y Venezuela fueron enormes. Uno de mis ejemplos favoritos es Doral, que es un barrio predominantemente venezolano y colombiano en el sur de Florida. Un precinto en ese vecindario fue por Hillary Clinton por 40 puntos en 2016 y por Trump por diez puntos en 2020.


Una cosa que hace que Colombia y Venezuela sean diferentes de gran parte de América Latina es que el socialismo como marca tiene una relevancia muy específica y muy alta significado en esos países.


Está asociado con los paramilitares de las FARC en Colombia y la experiencia con el presidente Maduro en Venezuela. Entonces, creo que una inferencia natural es que la mayor prominencia del socialismo en 2020, con el auge de la AOC y la prominencia de los mensajes antisocialistas del Partido Republicano, tuvo algo que ver con el cambio entre esos grupos. En cuanto a la historia de los hispanos en general, una cosa que realmente aparece muy claramente en los datos de la encuesta que hemos hecho es que realmente se reduce a la ideología. Entonces, cuando miras la ideología autoinformada, simplemente preguntando a la gente, "¿Te identificas como liberal, moderado o conservador?", Encuentras que no hay divisiones raciales muy grandes.


Aproximadamente la misma proporción de votantes afroamericanos, hispanos y blancos se identifican como conservadores. Pero los votantes blancos están polarizados en ideología, mientras que los votantes no blancos no lo han estado. Algo así como el 80 por ciento de los conservadores blancos votan por los republicanos.


Pero históricamente, los demócratas han ganado a los conservadores no blancos, a menudo por márgenes muy amplios. Lo que sucedió en 2020 es que los conservadores no blancos votaron por los republicanos a tasas más altas; empezaron a votar más como conservadores blancos.


Y esto lleva a la pregunta de por qué. ¿Por qué los votantes no blancos comenzaron a clasificar más por ideología?


Y eso es algo difícil de saber. Pero mi organización y nuestras organizaciones asociadas han realizado extensas encuestas postelectorales a los votantes de 2020. Y analizamos específicamente a los votantes que pasaron de apoyar a Hillary Clinton en 2016 a Donald Trump en 2020 para ver si algo distingue a este subgrupo en términos de sus opiniones políticas.


Lo que encontramos es que los votantes de Clinton con puntos de vista conservadores sobre el crimen, la vigilancia y la seguridad pública eran mucho más propensos a cambiar a Trump que los votantes con puntos de vista menos conservadores sobre esos temas. Y tener puntos de vista conservadores sobre esos temas fue más predictivo de cambiar de Clinton a Trump que tener puntos de vista conservadores sobre cualquier otro conjunto de temas. Esto se alinea bastante bien con las tendencias que vimos durante la campaña. En el verano, luego del surgimiento de “quitarle fondos a la policía” como un tema de importancia nacional, el apoyo a Biden entre los votantes hispanos declinó. Así que creo que puedes contar esta microhistoria: planteamos la importancia de un tema con carga ideológica en el que millones de votantes no blancos no estaban de acuerdo con nosotros. Y luego, como resultado, estos votantes hispanos conservadores que habían estado votando por nosotros a pesar de sus inclinaciones ideológicas comenzaron a votar más como blancos conservadores. ¿Son estos problemas de posicionamiento democrático o de “desinformación”?


Evidentemente, Joe Biden no hizo campaña sobre la abolición de la policía y el control de los medios de producción por parte de los trabajadores. Así que hubo una desconexión entre la realidad de la plataforma del partido y cómo se percibía. Cerrar esa brecha, a través de un "Laboratorio Latino Anti-Desinformación", parece ser un enfoque de los esfuerzos postelectorales de los demócratas para solucionar su problema con los votantes hispanos. ¿Tiene sentido como camino a seguir? Yo diría esto: la disminución que vimos fue muy grande. Aproximadamente un nueve por ciento en todo el país, hasta un 14 o 15 por ciento en Florida. Aproximadamente uno de cada diez votantes hispanos cambió su voto de Clinton a Trump. Eso está más allá del margen de lo que se puede cambiar de manera plausible invirtiendo más en los medios españoles. Y no creo que un cambio tan grande pueda atribuirse de manera plausible a lo que se dijo en los grupos de WhatsApp o a no comprar lo suficiente en los anuncios de YouTube. Creo que el problema es más fundamental.


Durante los últimos cuatro años, los liberales blancos se han convertido en una parte cada vez mayor del Partido Demócrata. Hay una narrativa en la izquierda de que la creciente dependencia de los demócratas de los blancos con educación universitaria está empujando al partido hacia la derecha (Matt Karp publicó un ensayo sobre esto recientemente). Pero creo que eso está mal. Las personas con un alto nivel educativo tienden a tener puntos de vista ideológicamente más coherentes y extremos que los de la clase trabajadora. Vemos esto en las encuestas de problemas y la autoidentificación ideológica.


Los votantes con educación universitaria tienen menos probabilidades de identificarse como moderados. Entonces, a medida que los demócratas han intercambiado votantes sin educación universitaria por votantes con educación universitaria, la participación de los liberales blancos en la voz y la influencia en el Partido Demócrata ha aumentado.

Y dado que los votantes blancos están clasificando la ideología más que los votantes no blancos, hemos terminado en una situación en la que los liberales blancos son más de izquierda que los demócratas negros e hispanos en casi todos los temas: impuestos, atención médica, vigilancia e incluso en cuestiones raciales. cuestiones o diversas medidas de "resentimiento racial".


Entonces, a medida que los liberales blancos definan cada vez más la imagen y el mensaje del partido, eso desanimará a los demócratas conservadores no blancos y los empujará contra nosotros. Cuando dice que los liberales blancos están a la izquierda del típico demócrata negro en cuestiones raciales, ¿cuánto depende eso de la definición de cuestión racial? Por ejemplo, una lucha política que a menudo enfrenta los intereses de los demócratas liberales blancos con los de la clase trabajadora negra es la vivienda y la integración escolar.


Hay muchas áreas liberales, blancas y altamente educadas, llenas de letreros de césped que dicen "Black Lives Matter", que sin embargo se oponen a los proyectos de viviendas asequibles o planes de redistribución de distritos escolares que traerían estudiantes menos ricos y menos blancos a las aulas de sus hijos.


Los liberales blancos que se oponen a los esfuerzos para acabar con la segregación de facto pueden conocer la respuesta ilustrada a preguntas abstractas sobre la naturaleza de la desigualdad racial, pero no estoy seguro de que eso los ponga a la izquierda de los votantes no blancos en cuestiones raciales, correctamente definidas. Sí, no, absolutamente. Los liberales blancos dan respuestas más progresistas a una amplia batería de preguntas tradicionales sobre el resentimiento racial como, "¿Crees que la razón por la que los afroamericanos no pueden salir adelante se debe a la discriminación oa otros factores?" Pero creo que es importante poner "resentimiento racial" entre comillas cada vez que se habla de ello.


No estoy afirmando que los liberales blancos sean de alguna manera menos racistas que las personas de color, en la medida en que esa pregunta tenga sentido. Y creo que si preguntara sobre la acción afirmativa y la zonificación inclusiva, en lugar de estas preguntas más abstractas que los científicos políticos usan para medir el resentimiento racial, podría encontrar un desglose diferente.


Pero creo que la división en esas preguntas abstractas captura algo real. En los círculos liberales, el racismo se ha definido en términos muy ideológicos. Y esta perspectiva teórica sobre lo que significa el racismo y la naturaleza de la desigualdad racial se ha convertido en una gran parte de la identidad de grupo de los demócratas con educación universitaria, blancos y no blancos. Pero no es necesariamente así como la mayoría de la gente de clase trabajadora no blanca entiende el racismo. ¿En qué se diferencian? No creo que pueda responder a eso de manera integral. Pero si nos fijamos en las cuestiones concretas, los liberales blancos están a la izquierda de los demócratas hispanos, pero también de los demócratas negros, en lo que respecta a desfinanciar a la policía y esas cuestiones ideológicas sobre la fuente de la desigualdad racial. Independientemente, incluso si la mayoría de la gente no blanca estuviera de acuerdo con los liberales en todos estos temas, el problema fundamental es que los demócratas han contado con el apoyo de aproximadamente el 90 por ciento de los votantes negros y el 70 por ciento de los votantes hispanos.


Entonces, si los demócratas plantean temas o teorías que una gran minoría de votantes no blancos rechaza, será difícil mantener esos márgenes. Porque estos temas están fuertemente correlacionados con la ideología. Y los conservadores negros y los conservadores hispanos en realidad no compran muchas de estas teorías intelectuales del racismo.


A menudo tienen una concepción muy diferente de cómo ayudar a la comunidad negra o hispana a la que tienen los liberales. Y no creo que podamos comprar nuestra salida a esta compensación. La mayoría de los votantes no son liberales. Si polarizamos al electorado en la ideología, o si los demócratas prominentes a nivel nacional plantean la importancia de los problemas que polarizan al electorado en la ideología, perderemos muchos votos. ¿No conllevan estas autodescripciones ideológicas problemas de definición similares a los del "resentimiento racial"? Es posible que la mayoría de los votantes no se identifiquen como liberales. Pero a juzgar por las encuestas de opinión, la mayoría de los votantes rechazan la mayor parte de las prioridades de gobierno del movimiento conservador.


En el Congreso, un "conservador" es típicamente un legislador que apoya recortes de impuestos para los ricos y recortes de fondos para Medicaid, mientras se opone a un salario mínimo más alto y otra ronda de controles de estímulo. Todas esas son posiciones extremadamente impopulares.


Absolutamente. Por tanto, parece importante tener claridad sobre lo que hacen y no significan estas etiquetas ideológicas. Si se toman al pie de la letra, los datos parecen bastante siniestros para los demócratas: han construido una coalición basada en el apoyo abrumador de estos grupos no blancos, pero ese apoyo se basaba en condiciones sociales históricamente contingentes, no en un acuerdo sustantivo, y ahora esas condiciones se están erosionando, despejando el camino para una mayoría "conservadora" emergente.


Por otro lado, si observa las encuestas de los debates políticos más importantes en el Congreso durante los últimos ocho años, podría concluir que hay una mayoría liberal natural en este país y que el Partido Republicano es el partido cuya coalición es una "antinatural". aglomeración de grupos unidos por accidentes de la historia. Estoy de acuerdo con todo lo que dijiste. Creo que los liberales a veces llevan demasiado lejos las ambigüedades de la ideología. Muchos progresistas insisten en que la autoidentificación ideológica no significa nada. Y sabemos que eso no es cierto. Uno de los grandes patrones de los últimos 40 años es que la autodescripción ideológica se ha correlacionado cada vez más con el partidismo y cada vez más con las opiniones sobre los problemas. Pero todavía hay un gran universo de cuestiones de política, en su mayoría económicas, pero no exclusivamente, en las que una gran mayoría del público está de acuerdo con nosotros. Un salario mínimo de US$ 15 encuestas por encima del 60 por ciento; eso no podría suceder sin una gran cantidad de "moderados" y "conservadores" que apoyan la política. Lo que saco de eso es: la polarización ideológica es un callejón sin salida.

Si dividimos al electorado según la ideología que se describe a nosotros mismos, perdemos, tanto porque hay más conservadores que liberales como porque los conservadores están estructuralmente sobrerrepresentados en la Cámara, el Senado y el Colegio Electoral.


Entonces, la forma en que lo solucionamos es hablando mucho sobre metas progresistas que no son ideológicamente polarizantes, metas que compartimos con los que se describen a sí mismos como conservadores y moderados. Incluso entre los votantes no blancos, esos tienden a ser problemas económicos.


En una prueba tras otra que hemos hecho con los votantes hispanos, hablar sobre inmigración comúnmente genera reacciones violentas: preguntarles a los votantes si se inclinan por Biden y Trump, y luego enfatizar la posición demócrata sobre la inmigración, a menudo provocó que el apoyo de Biden entre los encuestados latinos disminuyera. Mientras tanto, los mensajes demócratas sobre invertir en escuelas y empleos tendieron a alejar a los votantes latinos de Trump.

¿Es eso principalmente una función del hecho de que el votante hispano marginal, el que está menos apegado al Partido Demócrata, está a la derecha del votante hispano típico?


Por ejemplo, no es el caso de que la mayoría de los votantes hispanos respondan negativamente a los mensajes de inmigración, ¿verdad? No. Quiero decir, los votantes hispanos son más liberales en materia de inmigración que los votantes blancos. Pero creo que, por un lado, se exagera hasta qué punto los votantes hispanos tienen puntos de vista liberales sobre la inmigración.


Si miras, por ejemplo, la despenalización de los cruces fronterizos, eso no es algo que apoye la mayoría de los votantes hispanos. Pew ha realizado muchas encuestas sobre la reforma migratoria, y si preguntas cosas como: "¿Deberíamos deportar a la población indocumentada, deberíamos darles un camino hacia la residencia permanente o deberíamos darles un camino hacia la ciudadanía?" la ciudadanía solo recibe un poco más del 50 por ciento de apoyo entre los votantes hispanos.


Así que creo que los liberales realmente esencializan a los votantes hispanos y les proyectan puntos de vista sobre la inmigración que los datos simplemente no apoyan. Ahora bien, cómo debemos hacer campaña y qué debemos hacer una vez en el cargo son cuestiones diferentes.


Nuestro sistema de inmigración es una crisis humanitaria y deberíamos hacer algo al respecto. Pero el objetivo de la comunicación pública debería ser ganar votos. Y la forma en que lo hace es no desencadenar una polarización ideológica.


¿Cuál es su evaluación (demasiado temprana) de las probabilidades de que los demócratas retengan el Congreso después de la mitad de período?

¿Qué necesitan lograr, en términos estadísticos, para lograrlo?

Y luego, desde un punto de vista sustantivo: ¿Hay cosas que puedan hacer en el cargo para facilitar el logro de esas marcas?


Como punto de partida, las elecciones intermedias suelen ser muy malas para el partido en el poder. En los últimos 70 años, el partido en el poder ha ganado escaños en la Cámara y el Senado tal vez una o dos veces. El último fue en 2002.


La regularidad de cuán malos son los entornos de mitad de período para el partido del presidente es uno de los hallazgos más sorprendentes de la ciencia política. En términos generales, durante los últimos 30 a 40 años, el partido que controla la presidencia obtiene alrededor del 47 por ciento de los votos en todo el país.


Agregue el hecho de que la Cámara ya tiene un sesgo pro-republicano bastante sustancial (el escaño medio de la Cámara está algo así como tres puntos a la derecha del país en general) significa que en el escenario base, los demócratas se encaminan hacia una ruina casi segura.


Si replicamos el desempeño de mitad de período del Partido Republicano posterior al 11 de septiembre de 2002, tenemos una oportunidad. Si replicamos la segunda mejor mitad de mandato del partido presidencial de los últimos 40 años, perdemos.

La buena noticia es que hay razones sólidas para pensar que esta vez podría ser diferente. No soy un macroeconomista, pero parece que Joe Biden podría presidir un auge económico posterior a la corona. El índice de aprobación de Biden ya es muy fuerte. El mejor predictor de cómo se va a desencadenar una legislatura de mitad de período es qué tan popular es el presidente. Entonces, por ahora, todo se ve tan bien como podría esperar. Pero no tenemos margen de error. Si nos comportamos como lo hicimos después de 2008, definitivamente vamos a perder. Y debido a la forma en que funciona nuestro sistema electoral, realmente podríamos quedarnos fuera del poder durante mucho tiempo, como lo estuvimos después de 2010. Eso significa que la necesidad de disciplina en los mensajes es más fuerte que nunca. Pero mantener la conversación nacional centrada en cuestiones económicas populares probablemente no sea suficiente.


Dado que los mapas de la Cámara de Representantes están tan sesgados en nuestra contra, si no aprobamos una reforma de redistribución de distritos, nuestras posibilidades de mantener la Cámara son muy bajas. Y luego el Senado está aún más predispuesto contra nosotros que la Cámara. Por lo tanto, también es muy importante que agreguemos tantos estados como podamos.


Actualmente, incluso si tenemos un período intermedio excepcionalmente bueno, el resultado más probable es que perdamos uno o dos escaños en el Senado. Y luego, entrando en 2024, tenemos algo así como siete u ocho demócratas que están en estados que son más republicanos que el país en general. Básicamente, tenemos esta pequeña ventana en este momento para aprobar la reforma de redistribución de distritos y crear estados.


Y si no usamos esta ventana, es casi seguro que perderemos el control del gobierno federal y no estaremos en posición de aprobar leyes nuevamente durante una década. En términos de poner números en las cosas, creo que si implementamos la estadidad de D.C. y Puerto Rico y aprobamos la reforma de redistribución de distritos, eso triplicaría aproximadamente nuestras posibilidades de tener la Cámara en 2022 y aproximadamente lo mismo en el Senado.


El hecho de que sea posible triplicar esas probabilidades es un testimonio de lo sombrío que es el caso de referencia. Así que tenemos que aprobar esas reformas y necesitamos que Biden siga siendo popular. Si su índice de aprobación está por debajo de 50 para fin de año, probablemente estemos jodidos.

¿Existe tensión entre esos dos imperativos?


En el pasado, le he oído hablar mucho sobre la opinión pública "termostática": cómo los votantes tienden a moverse hacia la derecha cuando los demócratas están en el poder y hacia la izquierda cuando los republicanos están en el poder, y en general muestran un sesgo hacia el status quo y contra cambio de política.


¿Agregar varios estados a la Unión y cambiar la forma en que asignamos la representación de la Cámara, específicamente de una manera que disminuya la influencia de los votantes rurales blancos, podría generar una reacción termostática? Y si es así: ¿El mantenimiento de la aprobación actual de Biden y la implementación de las reformas necesarias para que los demócratas sigan siendo competitivos a nivel del Congreso, podría presentar un dilema irresoluble? No puedo afirmar saber exactamente cuáles serían los efectos electorales de hacer estas cosas. Pero todas las encuestas que he visto sugieren que cosas como HR 1 y agregar estados están por encima del agua. No son tan populares como muchas cuestiones económicas, pero están por encima del 50 por ciento. La reacción violenta electoral no suele provenir de hacer cosas que son del 53 o el 54 por ciento. Viene de hacer cosas que son de un 30 o un 40 por ciento.


Y entonces creo que la desventaja de estas cosas es baja. Creo que el nivel de interés de los votantes en cuestiones de procedimiento es bajo. Si viviéramos en un mundo donde los votantes castigaran a los políticos por jugar duro en los procedimientos, tendríamos muchos menos republicanos en el cargo. Y de hecho, de alguna manera, llevar a cabo reformas de procedimiento que no preocupan mucho a los votantes, pero que hacen que el otro partido se ponga nervioso, podría ser electoralmente beneficioso. Si puede hacer que la otra parte hable sobre algo que a los votantes no les importa, está bien. La gente no siempre piensa en la atención de los medios como una cantidad fija. Pero es.


En la medida en que el coronavirus afectó las elecciones de 2020, creo que un efecto político positivo que tuvo para los demócratas fue que cada vez que los medios hablaban del coronavirus, no hablaban de Hunter Biden o inmigración. Y creo que eso impidió que los republicanos crearan e insertaran problemas de cuña.


Si los republicanos deciden convertir 2022 en un referéndum sobre la redistribución de distritos independientes, eso consumirá espacio que de otro modo podría haberse destinado a ataques efectivos. Deberíamos desafiarlos a que lo hagan. Hablamos mucho sobre la deriva hacia la derecha de los votantes hispanos en 2020. Pero el otro gran cambio fue un cambio hacia la izquierda entre los blancos con educación universitaria. Comprender la causa de ese cambio parece bastante importante.

Si estos votantes con educación universitaria rechazaran principalmente a Donald Trump, es posible que los demócratas no puedan contar con su apoyo en 2022 y más allá. Sí, es una gran pregunta.

Comencemos con los números: en 2016, los blancos sin educación universitaria se balancearon aproximadamente un 10 por ciento contra el Partido Demócrata. Y luego, en 2018, aproximadamente el 30 por ciento de los votantes de Obama-Trump terminaron apoyando a los demócratas en las votaciones negativas. En 2020, solo el 10 por ciento de los votantes de Obama-Trump regresaron a casa por Biden. Así que pienso lo que esto muestra: hay una tendencia a largo plazo de aumentar la polarización de la educación aquí y en todos los demás países de Occidente. Pero el hecho de que la polarización de la educación disminuyó significativamente en 2018, cuando Trump no estaba en la boleta electoral, y se repitió en 2020 sugiere que Trump es personalmente responsable de una parte significativa de la polarización de la educación en Estados Unidos. Creo que hay un caso realmente sólido de que esta transición fue específicamente sobre Donald Trump. Mucha gente teorizó que por primera vez alienamos a los votantes de Obama-Trump durante la lucha por una reforma migratoria integral y que su movimiento hacia la derecha ya era evidente en 2014. Pero si nos fijamos en los datos del panel, parece muy claro que estas personas no lo hicieron. empezar a identificarse como republicanos hasta que Trump ganó la nominación republicana.


Creo que hay un argumento empírico muy fuerte de que Donald Trump fue el principal impulsor de la polarización que hemos visto desde 2016. Él simplemente encarna personalmente esta gran división cultural entre los votantes cosmopolitas con educación universitaria y una gran parte de los votantes sin educación universitaria.


Esas divisiones adoptan muchas formas diferentes: actitudes hacia la raza, actitudes hacia el género, opiniones sobre qué tipo de cosas se le permite decir o cómo debe comportarse. Y ya sabes, cuando Trump se convirtió en el nominado y los medios hicieron política en el Donald Trump Show durante los últimos cuatro años, eso llevó a una creciente polarización política en las actitudes hacia Donald Trump específicamente.


Creo que la razón por la que vimos menos votaciones basadas en la educación en 2018 es que Trump era una parte más pequeña del entorno de los medios de lo que había sido en 2016 o que sería en 2020. De cara al 2022, y solo pensando en los próximos cuatro años, la gran pregunta es ¿cuánto va a moldear Donald Trump la cobertura mediática del Partido Republicano o la propia marca del Partido Republicano? Y no sé la respuesta a esa pregunta. Si Trump se desvanece del centro de atención, esperaría cierto nivel de despolarización de la educación, particularmente si los demócratas muestran disciplina ideológica.

Eso habla de una pregunta que he estado reflexionando durante un tiempo. Durante la campaña de 2016, Vox desarrolló este concepto de “el impuesto Trump”, que era una medida de la sanción electoral que pagaban los republicanos por elegir al candidato más impopular en la historia de las encuestas.


Básicamente, se tomó un modelo de "fundamentos" de cómo se esperaría que se desempeñara un candidato presidencial republicano, dadas las condiciones económicas y otros factores de fondo, y luego midió cuánto más bajo era el apoyo de Trump que eso. Y, sin embargo, aunque Trump permaneció históricamente impopular en el cargo, también ayudó al Partido Republicano a aumentar sus ventajas estructurales en todos los niveles de gobierno.


Así que me he preguntado durante mucho tiempo: ¿la impopularidad de Donald Trump entre el público en general fue más perjudicial para el Partido Republicano que su don para profundizar la polarización de la educación? Entonces, en 2016, Hillary Clinton obtuvo el 51,1 por ciento del voto bipartidista. Obama obtuvo el 52 por ciento en 2012. En casi cualquier otro país, retener el apoyo del 51,1 por ciento habría sido suficiente para mantener el poder.

Pero en este país, entre 2012 y 2016, el sesgo del Colegio Electoral cambió de un uno por ciento hacia los demócratas a un 3 por ciento hacia los republicanos, principalmente debido a la polarización de la educación.


Entonces, Donald Trump es impopular. Y paga una multa por eso en relación con un republicano genérico. Pero los votantes con los que es popular resultan estar distribuidos de manera extremadamente eficiente en términos de geografía política. Imagínese que Hillary Clinton se hubiera postulado contra Marco Rubio en 2016. Rubio es una figura menos tóxica para el público en general, así que digamos que actuó como se esperaba que lo hiciera un republicano genérico, y la participación de Hillary Clinton en el voto bipartidista cayó al 49,6 por ciento.


Si hubiera mantenido la coalición de Obama, si su 49,6 por ciento tuviera la misma proporción de votantes con educación universitaria y sin educación universitaria que Obama en 2012, habría ganado esa elección. Y luego, si miras las implicaciones que hubieran tenido una votación negativa, especialmente en el Senado, los republicanos habrían estado mucho peor con una coalición de mayoría estrecha, que tenía una división al estilo Romney entre votantes universitarios y no universitarios. - de lo que estaban con la coalición Trump. Entonces, creo que la era Trump ha sido muy buena para el Partido Republicano, incluso si ahora, momentáneamente, tienen que aceptar esta trifecta demócrata muy, muy, muy delgada. Porque si estos cambios de coalición son duraderos, el Partido Republicano tiene perspectivas muy optimistas a largo plazo para dominar las instituciones federales de Estados Unidos.


La pregunta es: ¿Pueden obtener todas las partes buenas del trumpismo sin las partes malas? Y no sé la respuesta a esa pregunta.


Pero cuando miro las elecciones de 2020, veo que nos postulamos contra el republicano más impopular que jamás se haya postulado a la presidencia, y corrimos literalmente a la figura más popular de nuestro partido cuyo apellido no es Obama, y ​​solo ganamos las elecciones electorales por un estrecho margen. Facultad. Si a Biden le hubiera ido un 0,3 por ciento peor, entonces Donald Trump habría ganado la reelección con solo el 48 por ciento del voto bipartidista.


No podemos controlar lo que hacen Trump o los republicanos. Pero podemos agregar estados, podemos prohibir la redistribución de distritos partidistas y podemos plantear temas que atraigan tanto a los liberales con educación universitaria como a muchos "conservadores" de la clase trabajadora. Si no lo hacemos, las cosas podrían ponerse muy deprimentes, muy rápido; termina el interesante análisis de Eric Levitz que reproduce Intelligencer.com


Un interesante punto de vista de la política futura estadounidense. En lo personal estimo que también el gran desafío estará puesto en la economía, ya que como decimos en la Argentina y “la gente vota con el bolsillo”. Si Joe Biden logra recuperar la economía y frenar al ya “muy gigante asiático”, le dará más chances a los demócrata para 2022 y 2024.


Para ello, también vemos que deberían “afinar la punta del lápiz” en lo atinente al rol interno y los liderazgos. Es decir si algunos van a mirar hacia adelante, o van a permanecer hablando de Donald Trump como lo hacen muchos. Es hora de “salir a la cancha y jugar el partido”: Gobernar!


La nueva ayuda (los cheques) por la pandemia del coronavirus que ha aprobado Biden fueron bien recibidos, pero sobre todo y mirando más al 2024, la administración Biden deberá subir los puestos de trabajo.

Coincido con Eric Levitz en que para quien gobierna, es difícil ganar una elección de medio término. Creo que para el caso (EEUU 2022) lo será más aún, en tanto y en cuanto no se licúe el apoyo que conserva Donald Trump. Y si bien Biden no lo menciona y evita hasta su nombre, dentro de su propio espacio político lo siguen atacando y manteniéndolo así como un temeroso rival.


Hasta pronto !


Jorge W. Rausch McKenna

*CEO Consultoría *Analista Política *Abogado *Periodista

Twitter: @JorRausch

Maldonado, R. O. del Uruguay


Link de origen en inglés: https://nymag.com/intelligencer/2021/03/david-shor-2020-democrats-autopsy-hispanic-vote-midterms-tru

Anexo: el expresidente Barack Obama ha recomendado el artículo de Eric Levitz en Twitter.

David Shor se unió en 2012 a la campaña de reelección de Obama, trabajando en el equipo con sede en Chicago, que siguió las encuestas internas y externas y desarrolló pronósticos. Shor tenía 20 años cuando comenzó a trabajar en la campaña de Obama. El equipo con el que trabajó Shor desarrolló un modelo de votación que proyectaba el porcentaje de votos del presidente Obama dentro de 1 punto porcentual en ocho de los nueve estados de campo de batalla. Este modelo de pronóstico se conoció como "The Golden Report". Antes de unirse a la campaña de Obama, Shor trabajó con Nate Silver


7 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram