Denuncian graves irregularidades tras el allanamiento al complejo de Donald Trump en “Mar-a-Lago”

“La declaración jurada de la orden de allanamiento de Mar-a-Lago revela que el gobierno no tiene ningún caso contra Trump”, titula una columna de opinión firmada por Kevin R. Rock (ex subdirector de inteligencia del FBI y subdirector principal del Centro Nacional de Contraterrorismo (NCTC), y publicada por thehill.com. Además relata “cuando dos docenas o más de agentes del FBI registraron la residencia del expresidente Trump hace tres semanas, la mayoría de los estadounidenses inicialmente se preguntaron qué diablos debe haber hecho Trump”.



“Después de todo, una búsqueda prodigiosa del FBI indica lógicamente una violación igualmente prodigiosa de algún estatuto federal; por lo tanto, debe ser realmente serio. Un exfuncionario del Departamento de Justicia (DOJ) le dijo al medio de prensa Politico que la evidencia buscada ‘probablemente era tan pulverizadora en su fuerza’ que ’destriparía” la posibilidad de que la óptica de una acción policial tan invasiva no fuera buena.


“Bueno, ahora es bastante oficial: la óptica no es buena. Todos en Estados Unidos, desde el plomero hasta el presidente, están constitucionalmente protegidos de un registro gubernamental que carezca de una causa adecuada”.


“Ahora sabemos por qué el DOJ (Departamento de Justicia), quería que la declaración jurada (la Orden de Allanamiento o Registro), que se supone que articula la causa probable necesaria para una búsqueda legítima, se mantenga sellada. Después de que el magistrado que autorizó la búsqueda obligó al Departamento de Justicia a revelar una versión redactada, dos realidades se enfocaron mejor”.


“Primero, la declaración jurada (Orden de Allanamiento), confirmó que la investigación del FBI se inició en enero de 2022 a pedido de los Archivos Nacionales, que querían que Trump le entregara ciertos documentos, especialmente documentos clasificados, que consideraba registros presidenciales. En segundo lugar, por lo que he visto, no creo que la declaración jurada articule cómo se violó o se está violando una ley federal. Para aquellos que tienen la esperanza de que las secciones redactadas de la declaración jurada llenen ese vacío, casi no hay posibilidad de que lo hagan”.


“En cuanto al primer punto, este asunto no es, como se sospecha, más que una disputa de documentos que avanzaba, apropiadamente, como una negociación entre bastidores y aparentemente avanzaba. No veo nada en la declaración jurada que afirme que Trump se niega a cooperar”.


“Cualquier esperanza aferrada, en ciertos sectores, de que la declaración jurada poseía una causa "pulverizadora" para creer que Trump estaba involucrado en una violación federal verdaderamente grave puede, creo, considerarse frustrada”.


“La quimera de que Trump se dedicaba al espionaje, proporcionando activamente secretos a un enemigo, creo que es tan fantasiosa como la ensoñación de la cama del hotel de Moscú del expediente Steele. Y no, no creo que haya una pistola humeante de espionaje o algo igualmente impactante en las secciones redactadas. Si el FBI tuviera eso, lo habría presentado en las partes no redactadas”.


“En cuanto al segundo y más importante punto, las declaraciones de causa probable de la declaración jurada se enfocan en solo la mitad de lo que se necesita para demostrar una posible violación de los estatutos federales que se citan en la orden judicial. La declaración jurada hace un trabajo razonable al establecer una causa para creer que Trump poseía una variedad de materiales clasificados, o al menos materiales clasificados una vez, y que esos materiales estaban ubicados en su residencia”.


“Pero eso no es todo lo que se necesita, en este caso en particular. Sólo existe una infracción penal a esos estatutos si se puede establecer que la persona investigada no estaba autorizada para poseer, almacenar, transferir o copiar esos documentos. Este es un elemento fácil de establecer contra cualquiera en Estados Unidos. Excepto una persona”.


“Las partes no redactadas de la declaración jurada no intentan articular la causa de que Trump no estaba autorizado a tener estos documentos en su casa. La razón es que, como presidente, tenía una autoridad amplia, legalmente intimidante, establecida por ley y decisiones judiciales, para desclasificar todos y cada uno de los documentos y determinar qué es y qué no es un registro presidencial. Trump y su equipo legal han afirmado que esta autoridad se ejerció mientras aún era presidente. Por lo tanto, no se puede probar una violación de estos estatutos orientados a documentos de nivel bastante bajo y rara vez procesados”.


“No creo que haya muchas posibilidades de que las partes redactadas de la declaración jurada contengan alguna teoría legal novedosa que socave esta autoridad presidencial amplia y bien establecida. Las declaraciones juradas por allanamientos intrusivos en una casa privada —la acción más extrema que el gobierno puede tomar contra un residente de los Estados Unidos, salvo el arresto— no son el lugar adecuado para presentar teorías. La causa probable debe basarse en hechos”.


“Las secciones redactadas son considerables. Se supone que la redacción se debe utilizar solo para proteger métodos y técnicas confidenciales; en otras palabras, cómo el gobierno obtuvo su información que no quiere divulgar públicamente para poder seguir usando esas tácticas o proteger a los proveedores de información. Un buen y prudente ejemplo sería el uso de fuentes humanas y/o técnicas confidenciales. Un mal ejemplo sería citar informes de prensa, al estilo de la declaración jurada de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de Carter Page”.


“Por lo tanto, las partes redactadas, por lo general, simplemente cubrirán cómo el FBI apoyó sus afirmaciones en las secciones no redactadas de que Trump poseía materiales clasificados en su residencia, es decir, qué información confidencial o sensible”, culmina la columna de opinión de thehill.com, cuya nota original en inglés puede leer en su original en inglés en este link: https://thehill.com/opinion/judiciary/3618515-unsealed-mar-a-lago-search-warrant-affidavit-reveals-the-government-has-no-case-against-trump/

¿De qué se van a disfrazar los medios progres?

(Imagen del portal anti Donald Trump, CNNE que puede leerlo en este link: Registro a Trump: publican la declaración jurada editada sobre Mar-a-Lago)


Todo dependerá sobre si la opinión sobre la redada en la mansión de Donald Trump, es así como lo ha manifestado en su columna Kevin Rock, ex subdirector de Contrainteligencia del FBI (National Counterterrorism Center (NCTC), y que publicó este lunes thehill.com.


Hasta pronto !


Jorge Rausch McKenna

CEO Consultoría

*Analista Político *Abogado *Periodista

Twitter: @JorRausch

(Paysandú, R. O. del Uruguay, 29 de agosto de 2022,

hs. 09:11( PM GMT-3)

18 visualizaciones0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram