EEUU: diez días de tensa espera en una elección que ya está sucia. El poder decidió cambiar a Trump

Dentro de un mes los electores deberán reunirse y elegir a Joseph Robinette Biden Jr., más conocido como Joe Biden, como el nuevo presidente electo de los EEUU. Antes del 14 de diciembre próximo, el presidente Donald Trump habrá reconocido su derrota (aunque difícilmente utilice esa palabra) o la Corte Suprema habrá dado curso a las múltiples denuncias de fraude presentadas por los republicanos, aunque esta última opción es alejada por la brutal presión de las corporaciones mundiales que ordenaron a sus mandatarios a reconocer a Biden como el ungido.

También por primera vez en la historia del gran país del Norte la vicepresidencia será ocupada por una mujer. Kamala Harris puede tener un rol más preponderante dentro de la Casa Blanca que el esperado ya que Joe Biden asumirá el cargo con 78 años de edad (los cumple el 20 de noviembre) y los años han hecho mella en su vitalidad física y psíquica. No sería de extrañar que promediando el año 2022, Kamala Harris se transforma en la primera mujer en ostentar el máximo poder político de los EEUU.

De todas maneras eso de ostentar el poder pleno es relativo, por lo que se ha visto antes, durante y que parece durará hasta torcer la mano de Donald Trump. Las grandes corporaciones de medios de prensa, banqueros y demás miembros del ”establishment”; sumados a los saludos de jefes de Estados como objetos de presión, es una muestra más de por donde pasaría el poder real para los próximos cuatro años en los Estados Unidos.


Desde el Kremelin el presidente Vladimir Putin quien ocupa la presidencia de Rusia pero además ejerce el poder, ha manifestado que ”esperará la nominación de Biden” para saludarlo. Idéntica actitud sigue adoptando el presidente de México, Manuel López Obrador, ante los medios de prensa enojados con el mexicano de mantenerse fiel al protocolo y a su amigo Donald Trump, con quien firmó un tratado de Libre Comercio que incluye a la vecina Canadá, cuyo primer Ministro, Justin Trudeau actuó totalmente diferente. Desde Brasil, el presidente Jair Bolsonaro también ha optado por esta cautela.

De manera sorprendente Trudeau, y aún cuando oficialmente Joe Biden no tenía la mayoría de electores (los 270), junto al arco de los mandatarios socialdemócratas que también conforman Angela Merkel de Alemania y el premier francés Emmanuel Macron, decidieron reconocer el triunfo y cursaron felicitaciones a la fórmula Biden - Harris.

Es al menos extraño, también lo que hizo otro componente de ese grupo de socialdemócratas, y hablo del expresidente argentino Mauricio Macri. Fue llamativo su saludo efusivo a Biden, pensando en que no está en el cargo, y sobre todo por la gran ayuda que le prestó Donald Trump ante el FMI, para que pudiera terminar su mandato.

También recordamos la colaboración dispensada por Trump durante la búsqueda del Submarino ARA San Juan. Su gesto poco protocolar, dejó en evidencia su amistad con Barack Obama y su rechazo hacia quien pese a no darle un trato especial, cuando lo necesitó siempre estuvo.


También recordemos que Mauricio Macri agradeció los gestos de Donald Trump hacia la Argentina, como cuando necesitó el crédito del FMI de 46.000 millones de dólares y que le dio oxígeno para completar su periodo.


PARÉNTESIS: Recordemos que si bien fueron 57.000 millones de dólares, el último desembolso de 11.000 millones fue rechazando por el presidente Alberto Fernández al asumir, pero que sólo once meses después, anda rogando a la misión del FMI que se encuentra ahora en Buenos Aires, por unos 5.000 dólares para pagar intereses y así “estirar los pagos“ (pagos de intereses) Otra brutalidad del gobierno kirchnerista.


Además Trump hizo público su apoyo a un Mauricio Macri que recibía toneladas de piedras en el Congreso Argentino por parte del kirchnerismo chavista que buscaba derrocarlo mediante un golpe institucional.


El apoyo político y público de la potencia económica y militar más poderosa de la tierra, fue tan fundamental como el préstamo del FMI o la presencia de los máximos jefes de Estado durante la cumbre del G20 Argentina.


Tanto así que Macri lo llamó amigo y “lo valoramos mucho!”, según su respuesta en tuiter.

Para dejar atrás el tema doméstico, veamos el tuit efusivo de Mauricio Macri felicitando a Biden el pasado 7 de noviembre cuando dos cadenas de televisión lo dieron ganador al demócrata, y que luego debieron (en otro escándalo) quitarle los electores de un estado. Pero además Donald Trump, no había reconocido la derrota y no ha cambiado hasta esta hora, en que continúa tuiteando al sumar otro Senador.


Macri utilizó la palabra ”equitativo”. Mientras sea equidad en el desarrollo basado en el mérito, me parece correcto! Solo hago salvedades que nos ayuden a pensar, más cuando hablo de un expresidente a quien he votado en PASO y generales. Para que nadie se confunda. Y quien tenga dudas, puede leer otros artículos de este sitio.


Saliendo ya de la región y enfocándonos en EEUU, para mal de peores, al igual que Macri -por esas horas- Joe Biden recibió las felicitaciones del presidente argentino Alberto Fernández (quien escribió un deseo imposible) y también del narco dictador Nicolás Maduro de Venezuela, quien tiene pedido de captura de la Justicia de EEUU y a quien Donald Trump le puso las tropas militares del Comando Sur en aguas internacionales del caribe para evitar el narcotráfico.


Es decir que Mauricio Macri parecería estar asesorado por la socialista y su ex Canciller, Susana Malcorra, o actuó en su afán por ganar más espacio dentro de la Unión Cívica Radical (UCR) columna vertebral del frente electoral que lo llevó a la presidencia el 10 de diciembre de 2915.


Pero de una manera u otra, Macri tuiteó en sintonía con el kirchnerismo y el chavismo. ¿Y su gran amigo Trump? Bien Gracias!

La actitud de Mauricio Macri en términos políticos, además del apuro innecesario, contó con un poco de mala suerte. Aunque lo normal era que los kirchneristas o desde el chavismo, se pronunciaran, y así lo hicieron. Pero así es la política? Justamente, es política!

Otro que no saludó a Macri cuando ganó porque supuestamente los protocolos del Vaticano así lo determinan, pero ayer felicitó a Joe Biden, fue el Papa Francisco que además simpatiza con el kirchnerismo peronista argentino. Pero también recordemos que el Pontífice de Roma mantuvo continuas intromisiones contra el gobierno de Mauricio Macri.



Podríamos decir jocosamente que el primer logro de lo que será el nuevo gobierno demócrata de Biden, fue ya un éxito: unificó los saludos de líderes políticos y el del jefe de la Iglesia Católica, que en la región tienen pensamientos políticos muy contrapuestos y hasta reconocen o desconocen al presidente dictador, o al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

¿Entonces Biden es socialista moderado? Esperemos a que asuma y veremos “para donde le dicen que debe orientarse”. El cuidado mayor a priori es el garantismo de Kamala Harris.


APUNTEN Y DISPAREN CONTRA TRUMP


Nunca tantos poderosos y el accionar asqueroso de los holding de medios de prensa se unieron para derrocar a un presidente de los EEUU. Donald Trump anunció que la vacuna contra el coronavirus estaba por darse a conocer, y no fue hasta una semana después de las elecciones en que Pfizer hizo su anuncio rimbombante del descubrimiento con un 90% de efectividad.

Obviamente seguro el FBI hará una investigación, porque “el hombre de la vacuna políticamente demócrata”, vendió muchas de sus acciones de Pfizer en la Bolsa y se hizo de unos cuantos millones de dólares. Todo huele a podrido!

Lo de los medios continuó y sigue siendo patético! Es muy difícil que alguien que reciba tanta ayuda, pueda ejercer el poder como lo hace el presidente Donald Trump. Jamás cumplió funciones protocolares como su antecesor Barack Obama, la trama de los Clinton, y ese poder que le juró venganza lo está logrando. Tanto así que aparecieron memes y caricaturas simulando ponerle fin a la libertad.

La otra traición menos esperada


Gracias a los auspicios de Donald Trump hace solo meses ocurrió un hecho histórico al que también le dediqué el espacio merecido en este sitio. Y me refiero a la firma del “Tratado de Paz” entre Israel, Emiratos Árabes y Bahrein.


“En la Casa Blanca, este 15 de septiembre quedaron sellados los históricos Acuerdos de Abraham, con los que Israel normaliza sus relaciones diplomáticas con Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que estos pactos servirán para la consecución de la paz en Medio Oriente.  La Autoridad Nacional Palestina condenó los acuerdos”, decía France 24 y agregaba;


Trump anunció que otros cinco o siete países árabes firmarán acuerdos similares con Israel, entre ellos Arabia Saudita”.


Acá debemos descartar las especulaciones políticas y priorizar la geopolítica, sobre todo por la gran cantidad de vidas humanas que se pierden en estos conflictos estúpidos ya entrados 20 años del Siglo 21. Obviamente que existe un rédito político para los participantes, pero no era el objetivo tanto de Trump, ya que normalmente si miramos la historia, los presidentes de EEUU se arriesgan a estas cruzadas cuando están promediando su segundo período de gobierno y si “les sale mal“, no pagan un costo político al no tener chances de otro mandato.


Pero no me olvido del subtítulo sobre ”la traición menos esperada”. Y no podía faltar a la presión corporativa el saludo de Don Benjamín Netanyahu a Joe Biden y Kamala Harris. Si bien al notar el rechazo que recibió por su apuro en ser otro fiel saludador dentro de ‘El grupo de presión pro demócratas”, minutos más tarde agradeció a Trump, pero quedó en la historia como otro desagradecido acatando las órdenes de los poderosos que los sostienen e intentan volcar al mundo occidental al socialismo.

Y así podríamos citar un montón de casos de traición política. Elegí la rareza de los políticos de Argentina y Venezuela y obviamente no podía pasar por alto la actitud que trató de enmendar el premier israelí.


Pero esa mención de la “relación cálida durante casi 40 años”, seguramente no fue solo para juntarse a fumar un cigarro y tomar un whisky. Esa relación de Netanyahu con Biden de 40 años, habrá estado cargada de gastos en armamentos y conflictos que a los ojos de Donald Trump como empresario y presidente, eran gastos inútiles y pérdidas humanas.


Recordemos que Trump terminó con muchas guerras que tenía en desarrollo con participación de tropas, la Sra. ex secretaria de estado, Hillary Clinton. Muchos soldados volvieron a casa, cerro algunas bases y hasta habló “mano a mano”, con el “gordito“ dictador de Corea del Norte para que deje de tirar bombas al mar de Japón.

Con otro conflicto terminado, Trump decidió dedicación full time a mejorar la economía doméstica de EEUU y así notó que mucho desempleo que heredó de Obama, obedecía a las importaciones de China, pero que además muchas empresas estadounidenses, utilizaban para realizar sus productos a países asiáticos con mano de obra esclava. Y ese problema, más otros estratégicos, hicieron que naciera la llamada “Guerra Comercial“, para frenar la penetración del gigante asiático.


Entonces Trump militarmente fue un tibio?

No y lejos de serlo. Se dedicó a atender las preocupaciones en materia de seguridad y a mantener a Irán a raya. No recuerdan la muerte del general “de generales“ Qasem Soleimani?


“Estados Unidos mató el pasado viernes en Irak durante un bombardeo al jefe de la fuerza Al Quds, considerado el segundo hombre más poderoso de Irán.”


“Este lunes, una multitud lo despidió en una masiva ceremonia encabezada por el líder iraní, el ayatolá Alí Jamenei, quien no pudo ocultar sus lágrimas ante el cadáver de Soleimani.

Durante los actos, se escucharon proclamas de "héroe" hacia Soleimani y gritos contra Washington”, decía BBC News


CHINA NO PODÍA ESTAR AUSENTE Y MENOS NO SALUDAR AL AMIGO BIDEN


Y así fue. Todas las miradas estaban posadas en si China se mantendría al margen como Rusia o si también metería presión y reconocería como ganador a Joe Biden máxime teniendo una guerra comercial con EEUU en el gobierno del presidente Trump, que todo indica finalizará el 20 de enero de 2021.


Hace unas 48 horas aproximadamente el Partido Comunista Chino (PCCh) liderado por el férreo dictador Xi Jinping también reconoció como nuevo presidente electo a Joe Biden. Para quien tenga dudas, EEUU ha vuelto a rendirse a los pies del gigante asiático, sospechado por la creación del nuevo coronavirus en un laboratorio de Wuhan, en la provincia de Hubei.

China mete la cola y reconoce al rival del presidente con el cual está enfrentado. Cómo se llama la obra? Contame.



Recordemos que sin la pandemia del coronavirus, EEUU ya había crecido un 4% y había recuperado en un gran porcentaje el empleo. No había ningún escollo para que Donald Trump sea reelecto para un segundo periodo ya que gozaba de imagen positiva, y la economía mejoraba.


Sin decir que el virus chino fue una conspiración, la pandemia fue la excusa para demoler su imagen ya que decidió no enfriar la economía por lo que las cuarentenas y restricciones fueron mayormente manejadas por los Estados o los Distritos.


Mientras Trump sabiendo que las otras potencias harían lo mismo, arengó a seguir trabajando y priorizó la libertad, al tiempo que casualmente los demócratas de utilizaron la pandemia para difundir el miedo a los contagios, y de paso, escondían a un Joe Biden que con 77 años no tenia ni la vitalidad física ni la lucidez mental; y así culpaban a Donald Trump por todas y cada una de las muertes.


Sobre todo el gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Mark Cuomo, fue uno de los encargados de “operar políticamente con el virus“ con el apoyo del 90% de los medios de prensa de EEUU y prácticamente de todo el mundo. Para el caso, hasta en Argentina durante meses Mauro Viale dedicó horas y horas culpando a Trump o a Bolsonaro por las muertes para zafar al kirchnerismo. Hoy que la cuarentena fue un fracaso y estamos peores, deberá buscarse otros temas o “la segunda ola de Europa”.


¿Y si la oposición va mirando más seriamente las elecciones de 2021 en Argentina?

Mejor prevenir que lamentar. Lo lograron en EEUU, se entiende?


Argentina con una cuarentena dura durante los meses de marzo a noviembre, y que persiste en algunas provincias, ya alcanzó los 35.000 muertos por Covid, superando a los EEUU y a otros países por millón de habitantes, encabezando o compartiendo los primeros puestos en el ranking mundial.


En USA la pandemia fue utilizada por los demócratas para montar un sistema de votos por Correo, que hoy conforman una gran parte de las demandas y denuncias de fraudes presentadas por los republicanos, y por las cuales el presidente Donald Trump aún no ha reconocido su derrota electoral; además de lanzar graves denuncias por desvíos y anulaciones de votos que lo favorecían, por la manipulación de algunos software utilizados en el voto electrónico.


Trump ya no podrá dar pelea, sino muestra elementos sólidos de fraude electoral que convenzan a la Corte Suprema y al pueblo estadounidense


El poder que asumirá cuando juramente Joe Biden ya no dará vuelta atrás muy fácilmente. Diría que es imposible más aún cuando el CEO de Facebook también reconoció al demócrata socialista y su par de Twittear le observa prácticamente todos los posteos en esa Red Social.


Es algo inaudito que lo padezca un presidente en ejercicio de los EEU, tanto como lo fue la falta de respeto de muchos “medios periodísticos” al quitarlo del aire cuando dio sus primeras palabras luego de las elecciones.


Totalmente inaudito y peligroso ya que otros líderes como el presidente de China no tiene ese inconveniente, porque de inmediato pondría a todos los periodistas en prisión, así como en otros países dictatoriales.

De ahí el peligro del avasallamiento de los medios y redes sociales. Qué habrá dicho o pensado Xi Jinping al ver esas imágenes? Posiblemente lo mismo que Putin: “Ahí tenés tu libertad y tu democracia“.

El daño que hicieron y hacen es irreparable. Posiblemente sea el Senado con mayoría republicana, quienes impulsen algunas leyes, para que los medios y redes sociales no tengan tanta libertad como para influir, y hasta decidir incluso, por encima de los ciudadanos que desean elegir a sus representantes mediante el voto popular.


¿Y si ello sucediera? Reitero: se pasaron de la línea. Ya nada será igual. Si los candidatos son elegidos por los medios de prensa, la democracia deja de existir. Preguntó lo mismo que el senador Ted Cruz al CEO de Twittear: ¿Y a vos quien carajo te eligió?

Sucedió hace unas semanas, cuando fue llamado al Senado por censurar una nota de un diario que contaba detalles del hijo de Joe Biden con un empresario chino. Aunque ustedes no lo crean, Hunter Biden, olvidó retirar su laptop de la tienda de reparación. Al parece, tampoco dejó la cocaína y las fiestas.


Hasta pronto!


Jorge W. R. McKenna

(Analista político. Periodista. Abogado)

Twitter: @JorRausch

Maldonado / R. O. del Uruguay

105 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram