top of page

Efecto Rusia: la UE congeló partidas de euros a la Hungría de Orbán y Alemania reforzará sus FF.AA.

En principio la Comisión Europea propuso suspender € 7.500 millones en fondos por acusaciones contra el primer ministro Viktor Orbán al considerar que existiría un deterioro de las instituciones democráticas en Budapest, según las versiones que trascendieron desde Bruselas. Otro punto saliente de esta semana que se inicia, es que el canciller alemán Olaf Scholz sorprendió al anunciar unilateralmente que destinará más dinero hacia el campo militar, una situación que aún no tuvo respuestas de sus socios de la Unión Europea.


(PHOTO/ARCHIVO  - El Alto Representante en materia de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, pronuncia un encendido discurso en el Parlamento Europeo)


La invasión rusa sigue trayendo consecuencias dentro del bloque económico y en estos casos desde lugares muy dispares, ya que por un lado a Viktor Orbán se lo acusa también de corrupción y siempre fue una "piedra en el zapato", por las sospechas de estar relacionado con Vladimir Putin. Contrariarme el canciller alemán Olaf Scholz fundamenta la desición de volver a rearmarse - algo que no sucedía desde la II Guerra Mundial-, aduciendo ser el país con más habitantes de la Unión Europea y que al hallarse en el centro del continente lo hace para garantizar la protección de la región. Son dos casos muy distintos pero que sin dudas serán ejes de debate en el seno de la Eurocámara de Bruselas.


En Hungría rige también un sistema Parlamentario donde desde el año 2010, Viktor Orbán ocupa el cargo de primer ministro, en el que ya se había desempeñado durante 1998/2002, y su última reelección ocurrió este año. El cargo en la presidencia está en manos de Katalin Novák, una mujer que asumió el rol secundario en mayo pasado. Recordemos que así funcionan los sistemas parlamentarios.


Fricciones con la Unión Europea

“Siempre se nos presenta como amigos de los rusos y espías de Putin”, ya protestaba en el mes de mayo el ministro de relaciones exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, al tiempo que reclamaba dentro de la Unión Europea en sobre "que alguien tiene que pagar el costo de sustituir el petróleo ruso”.

Hungría no parece encajar en muchas descisiones que debate el parlamento europeo en Bruselas y se mantiene firme después que el gobierno saliera airoso este año con una nueva victoria electoral. También es cierto que desde el sector social demócrata y verdes de Europa tampoco simpatizan demasiado con Budapest, y hasta algunos medios de prensa llegaron a decir que Rusia había contribuido para que se mantuvieran en el poder. El problema grave lo tiene la Unión Europea por la falta de suministro del gas y petróleo departe de Rusia, en respuesta a las sanciones que Occidente le impuso a Moscú tras invadir Ucrania en febrero último.


Una historia muy distinta pero que traerá discusiones

(PHOTOS/AFP - Combinación de imágenes de archivo del canciller alemán Olaf Scholz y del presidente ruso Vladimir Putin)


Mientras el francés Emmanuel Macrón ha tomado la delantera como líder de la Unión Europea el reemplazante de Angela Merkel está dispuesto a hacer valer el peso de Alemania dentro del bloque europeo. Cuando menos lo pensaban, el canciller Olaf Scholz rompió una tradición de no aumentar el poder militar de las Bundeswehr (Fuerzas Armadas), a un grado mayor de equilibrio, y sorprendió aún más viniendo de parte de un gobierno en el cual también están presentes los verdes.


Las noticias no se ventilan lo suficiente en la balanza occidental, y por ende, no vemos repetidas en los medios los distintos focos de protestas y que van cada día más en aumento en Alemania, y que se agrabarían aún más en noviembre con la llegada del invierno y la falta de combustible de Rusia. Como si ello fuese poco, algunos políticos alemanes ya empiezan a mostrar su malestar por las críticas que empezaron a recibir desde sus pares por la construcción del gasoducto Nord Stream 2, aduciendo hasta en "que ya es mucho el castigo que sufre Alemania por los crímenes de otros políticos desde la II Guerra Mundial y, que además, también ahora deben enfrentarse a Vladimir Putin", según fuentes propias cercanas al parlamento alemán. También, aducen y es público, que constantemente sufren presiones y críticas porque se les exige "que envíen y tomen una delantera más agresiva en la provisión de armamentos a Ucrania".


Lo cierto es que Alemania ha anunciado que destinará mayor dinero en reforzar a sus fuerzas armadas y esta semana se verá como es tomada esta noticia dentro del bloque comercial. También es verdad que el reemplazante de Merkel llegó en el peor momento al cargo de decisiones del país más fuerte del bloque y que también es crítico de la posición "dudosa" de la Hungría de Viktor Orbán, a quienes se les mantiene congelado un fondo de alrededor de 7.500 millones de euros, entre los que se encuentran remesas de ayuda por el Covid-19.


Quien si tiene una agenda, es el presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, que tiene en agenda un viaje a México donde se entrevistará con su par Andrés López Obrador. A priori, a muchos les parecería un viaje propio de presidentes de países parlamentarios, pero en este caso se da luego de un acercamiento tras el distanciamiento que ocurrió luego de la llegada del hombre de la izquierda a la presidencia mexicana que enfrió las relaciones. Pero además la presencia de más de 2.000 empresas alemanas en México es un pilar fundamental de la alianza bilateral. Este viaje ya estaba en la agenda, antes del fallecimiento de la reina Isabel II que hoy será sepultada junto a su esposo tras su largo reinado.


¿Está la Unión Europea en condiciones para darse el lujo de rencillas internas?