Quienes pidieron la Enmienda 25 para Donald Trump, podrían ver aplicada la misma al propio Joe Biden

Joe Biden superó a Ronald Reagan, que dejó el poder con 77 años y 349 días, casi la misma edad (78 años) con la que comenzó su mandato. Los más jóvenes en asumir fueron Theodore Roosevelt, solo con 42 años, a quien le sigue el asesinado John F. Kennedy que llegó a la Casa Blanca con con 43 años.

El problema del presidente Biden no son los años, sino que lo es su notable achacada salud que ya no puede ser ocultada, como durante la campaña contra Donald Trump en 2020. La pandemia del coronavirus vino “como anillo al dedo”, al equipo de campaña del ahora 46º presidente de los EE.UU. Ocultarse detrás de las máscaras favoreció que cometiera más “lapsus” y respuestas incorrectas por su cambio de humor.

La Enmienda 25 de la Constitución, que los demócratas de EE.UU. pidieron a coro con las corporaciones de prensa casi constantemente a Micke Pence por Noviembre y los primeros días de enero pasado de este año, permite al vicepresidente declarara la incapacidad del presidente. Esto convierte al número dos del Gobierno en presidente de pleno derecho, por considerarse que el presidente está limitado a la hora de tomar decisiones. El caos en pleno desarrollo por estas horas en Afganistán, podría apurar a que sean los republicanos ahora quienes la soliciten, en lo que tendría que ser un gran acuerdo con los demócratas.

No es la primera vez

La Enmienda 25 se puso en marcha ya en otras ocasiones, y quizás la más recordada sea cuando el entonces vicepresidente George W. H. Bush ocupó el cargo de presidente tras el brutal atentado que sufriera el expresidente Ronald Reagan, presidente Nro. 40º de Estados Unidos entre 1981 y 1989, tras presidir el Sindicato de Actores, luego pasar a ser asistente del Senador Joseph McCarthy en el Comité Parlamentario de Actividades Antiamericanas, y de un periodo de ocho años como Gobernador de California. Para el caso del presidente Joe Biden, esta enmienda serviría para traspasar el mando a Kamala Harris.

(Imagen: Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes - “captura de pantalla”)


Todo puede acelerarse ya que el presidente Joe Biden no muestra mejoras en su salud. La “dama de hierro” del partido demócrata Nancy Pelosi desde la presidencia de la Cámara de Representantes es un buen ejemplo de que no se le achaca al presidente Joe Biden un problema “de edad”. No es eso, como tantas veces lo he aclarado, y pongo a Pelosi como ejemplo porque tiene 81 años y su salud es envidiable. También Nancy Pelosi fue la que perseguía y persigue ahora con las comisiones investigadoras por la toma del Capitolio con un objetivo bastante claro: Donald Trump, ahora de 75 años y también como ella, muy vital.

Enmienda 25 hasta el hartazgo y el límite que se puso Mike Pence: ¿Entramos en el buscador de Google ahora?

Buscaron reiteradamente que el ex vicepresidente Mike Pence con algunos del gabinete activaran la E.25. Pese al enojo de Trump con su vicepresidente por certificar como vencedor a Biden, más allá de las presiones tremendas de Nancy Pelosi y la mayoría de las corporaciones de prensa occidentales, no cedió a ese pedido. Era ilegal y además implicaba “su fin político” dentro de los votantes republicanos.

Hace una semana escribía Afganistán se convierte en la «tumba» de Biden. ¿Kamala Harris “en apresto”?. No es que ya esté por desencadenarse el reemplazo de Joe Biden pero debemos ser realistas de que el hombre no está muy bien de salud para ejercer el cargo de presidente de la potencia mundial. Podría agregar videos o imágenes que lo muestran con problemas, incluso antes de sus tropiezos subiendo al avión presidencial. No se necesita ser médico especialista cuando “lo que sucede está a la vista”. Y, ahora que los medios corporativos de prensa le están soltando la mano, podremos observar quizás “cosas peores”.

Es muy difícil, salvo un tratamiento médico muy eficiente, que Joe Biden logre un año de mandato. Si, considero que luego de acelerado el caos de Afganistán (mañana vence el plazo de retiro de los soldados), Kamala Harris será lo que no pudo ser Hillary Clinton.


Mientras, hace unas horas el Pentágono confirmaba que el aeropuerto de Kabul seguía siendo objetivo de ISIS con misiles que eran detenidos por el escudo de las tropas estadounidenses en medio del caos.

“Buenos días Afganistán”. Bienvenido nuevamente el maldito ISIS?. Cuando todo hacía presumir que los crueles terroristas habían sido eliminados, volvieron. Casualidades de las administraciones de la Casa Blanca, “digamos”.


Hasta pronto !


Jorge W. Rausch McKenna

*Analista Político *Abogado *Periodista

CEO Consultoría “JRM” y Asociados

Twitter: @JorRausch

Maldonado, R. O. del Uruguay






10 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram