No será el peronismo y otros actores políticos de argentina, quienes achiquen el Estado

La irrupción del nuevo coronavirus en China (clasificado como "Sars-Co-2") que terminó en esta pandemia con final incierto, no se reduce a unos meses más o menos de cuarentena obligatoria. Algunos solo ven los mercados y dicen "será un antes y un después", e inmediatamente especulan por la normalidad de la vuelta a la vida rutinaria. Por otro lado tenemos a un presidente argentino que "ayer reconoció que no sabía que día era". Así, como nos pasa a muchos, pero con la diferencia que estará cada día más solo y cargando con el karma de tener que terminar (durante su período anormal) con el populismo clientelista que conforma la telaraña del peronismo en todas sus versiones camaleónicas. No solo se viene un gran cambio mundial, sino una refundación de Argentina y otros países.

(imagen: captura de google)


Lo que se viene es mucho más grave de lo que la mayoría piensa. Antes de fin de año en Argentina vamos a vivir algo inédito en nuestras vidas que será la renuncia de algunos funcionarios a la función pública. El Estado se irá achicando por algo normal que también lo afectará: no tendrá más dinero.


La pandemia de 2020, o no se como la recordarán nuestros menores, pondrá fin a esos 19 millones de argentinos que de una forma u otra, pasan a cobrar por una ventanilla del Estado, sea nacional, provincial o municipal. No sucederá solo en Argentina, pero pertenecemos a ese grupo de países sin inmunidad económica y con muchos parásitos financieros.


También estoy convencido que será el fin de ciertos actores políticos que luchan por mantenerse en el poder. No solo desaparecerán los nombres de los viejos partidos y eso será lo menor, porque ya no tendrá preponderancia, sino que todo pasará por una reconstrucción, que como en muchísimos lugares del mundo, tendrán en las fuerzas armadas y de seguridad nuevamente a los actores principales que fueron en las conquistas y los controles territoriales. Habrá que poner un orden ante el caos que se avecina y que no lo causó ni la izquierda ni la derecha, sino el nuevo coronavirus.

¿Sabés cuántas veces me pregunté sino estoy exagerando? Muchas veces. Es más, vengo dos semanas atrasado con algunas ideas, aunque no tanto como China en contar la verdad del nuevo brote de esa nueva cepa del Covid-19.


Mientras escribo también pienso "para que lo hago si cuando muchos tomen real dimensión ya a nadie le interesará". También evalúo mucho en no ser alarmista y no provocar en ciertas personas más susceptibles un temor mayor. Aclaro que no soy médico y menos científico. Mi enfoque es el de un analista político y social al que por la gravedad del caso hasta le agrego la cuota de sentido común


Pero las imágenes de abajo no pertenecen a la guerra de los Balcanes o de algún genocidio tremendo que nos ha dado la historia. Tampoco pertenecen a una triste situación que esté ocurriendo en un país pobre del continente africano. Sucede ahora en Nueva York, la meca del capitalismo del país más poderoso del mundo en términos económicos: los Estados Unidos de América. Y claro, que viviendo en una Argentina y ya fuera de los "países emergentes", me preocupa por mi familia, por mis amigos... por todo!

¿Saben qué? Recuerden que no hay una vacuna ni un cóctel de drogas para contener el brutal ataque de este virus que tiene a la humanidad de rodillas. Hagamos una salvedad: eso que definen como "fosas comunes", no aplica al significado histórico de enterrar cuerpos humanos para ocultar una atroz pandemia o un desastre natural como han ocurrido. Cada féretro tiene el nombre del fallecido o el dato identificatorio más adecuado para que su familia pueda exhumarlo en alguna fecha, y darle la debida sepultura. Pero es en EE.UU, se entiende?


No habrá emisión de pesos que alcance


Tengamos una cuota de sinceridad. Es imposible que Argentina vaya a sostenerse hasta fin de años solo emitiendo pesos. Esos, a los que antes de la pandemia les iban a cambiar el formato quitando los animales y poniendo a ciertas bestias históricas del populismo. Muchas cosas han cambiado y la prensa "comprometida" no menciona en su amnesia. Uno de los puntos de apoyo del presidente Alberto Fernández hoy es su ex enemigo político Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El mismo al que antes la pandemia, el kirchnerismo le quería quitar unos 27 mil millones de pesos en coparticipación federal.


Deudas interna y externa. Planes de asistencia social y un Estado "elefante"


Lo que se se avecina es tremendo. Desearía que mañana aparezca una vacuna para la cura del Covid-19, para que no tome el cariz de violencia social. El presidente con muy buen criterio va "paso a paso" estirando la cuarentena obligatoria. Decir hoy que mientras no haya una vacuna o un cóctel aliciente para frenar el contagio habrá cuarentena, podría generar un caos anticipado en todas las clases sociales.


Ayer copió el "modelo francés" en lo atinente a permitir que la gente que desea salir a correr, pueda hacerlo. Al igual que la salida al exterior de personas con discapacidad, la que no solo abarca a quienes poseen problemas físicos, sino que también a quienes poseen trastornos psíquicos o algún otro trauma.


Al presidente Fernández, a la Argentina en general, le sobrevuelan "nubes negras". El dinero se irá terminando y comenzará el conflicto social. Quizás mucho más duro de lo que nuestra generación conoció. No nos engañemos.


El sistema de salud del primer y segundo cordón del Gran Buenos Aires colapsará y en el medio del caos comenzarán los saqueos y desmanes sociales agravados por la gran cantidad de detenidos que ya están siendo liberados por el ala kirchnerista del gobierno.


Ya no me preocupan "un Amado Boudou un Julio De Vido, y tantos otros ex funcionarios K, que fueron arbitrariamente liberados. No van a empuñar armas de fuego ni tampoco irán a violar y matar mujeres.

En este escenario, los que realmente me preocupan, son los presos comunes acusados de todo tipo de delitos, que están liberando. Vaya cambio de prioridades, no?

(imágenes "captura de google" de un pasado al que nadie desea volver)


El estallido social va a suceder. Ojalá quedaría como el mayor ridículo analista y usuario de redes sociales por asegurar cosas que creo van a acontecer.

De ahí que es importante que el gobierno concentre todas sus energías en amortiguar el impacto. Los pobres que suelen tener como caudal de votantes incluso van a reaccionar contra las propiedades de los políticos y de las personas adineradas.


Ruego que ahí pongan el énfasis de la ayuda humanitaria. Que se adelanten "y patrullen ese humor social". Cuando haya saqueos no van a llevarse primero televisores de última generación: irán por la carne, las bebidas y demás alimentos también.


¿Con quién hiciste videoconferencia, Alberto?



Para cuando pase el desastre de la pandemia (que no sabemos cuando sucederá), una Argentina endeudada necesitará el apoyo internacional. Pero nuevamente el peronismo se ubica del lado de los perdedores. Ayer el presidente Alberto Fernández, antes del esperado anuncio hizo una videoconferencia con el "Grupo de Puebla".


¿Quienes participaron? Algunos se ven en la captura de pantalla de google. Pero les cuento: El recientemente condenado Rafael Correa, el otro prófugo Evo Morales, Dilma y Lula Da Silva, y los demás personajes del pasado. Todo, mientras EE.UU. fondea la flota del Comando Sur frente a Venezuela. Es decir que luego de esta gran crisis humanitaria, Argentina estará tan mal ubicada como a fines de la 2da. Guerra Mundial.


¿Qué más sucederá?


Impredecible desde todo punto de vista. Lo mejor que pudiera suceder, es que pronto encuentren una vacuna. El peronismo de todas maneras, será historia ya en 2021 y víctima de los mismos pobres que fabricaron por décadas para tener sus votos cautivos. No estoy seguro si estaré vivo para verlo o si usted lo estará, pero esta vez tendrán que exiliarse, ante el temor de ser atacados por sus propios votantes.

Si creen en Dios, rueguen a que esté equivocado !!!

(Con mucho dolor 11 de abril de 2020, horas 05:07 am)


233 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram