top of page

Perú: Castillo mantiene el acampe intimidatorio en la “Plaza de la Democracia”. Fraude ya consumado?

La izquierda: ¿Por las buenas o por las malas?. Hasta hoy ya ha transcurrido un mes del balotaje entre Pedro Castillo y la candidata de centro derecha Keiko Fujimori, y aún no hay definición. En cinco o diez días estimo ya las habrá.

Pero la cuestión es que a pesar del frío y la humedad de Lima, cientos de militantes de izquierda permanecen desde hace ya tres semanas en más de 180 carpas y dicen que “cuidan los votos”. Llegaron a la capital provenientes de la zona serrana y selvática y permanecen en la Plaza de la Democracia, la que da justo frente al edificio del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), donde se están dirimiendo las Actas electorales impugnadas para poder proclamar al vencedor. Se discute la ínfima diferencia de 40.000 votos, que al final de la contienda, dieron ventaja a Castillo.

Pedro Castillo presidente: ¿por las buenas o por las malas?

Las autoridades del Perú saben leer perfectamente los episodios que suceden cuando la nueva ola de la izquierda violenta “no obtienen lo que desean”. Esperemos de todas maneras que este no sea el caso.


Pedro Castillo, el maestro de escuela de Concha, de la región pobre del departamento Cajamarca, no tuvo la prudencia necesaria, y repentinamente dejó su sobriedad y se consagró vencedor del balotaje, sin esperar los resultados oficiales.


Los candidatos normalmente, y luego de contar con una ventaja importante (irreversible), habitualmente hablan entre si, e incluso muchas veces se ha dado, en que es primero el perdedor quien felicita a su vencedor. La diferencia era y sigue siendo tan acotada, que lo que hizo la izquierda fue meter presión a las autoridades electorales. Mientras el sector de la derecha de Keiko Fujimori empezó a presentar actas para su revisión, y empezaron así los primeros tironeos con el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

Las agencias de noticias EFE y AFP, han recogido testimonio de los seguidores de Pedro Castillo que también reproduce el portal de noticias Infobae, los que realmente son muy intimidantes. Por ejemplo Infobae cita distintos testimonios: “El Jurado ya debe proclamar a Pedro Castillo para que se termine todo esto”, dijo Martín Quispe, de 35 años, del distrito de Santa Teresa en la región andina del Cusco.

“Vivir en una carpa es tener frío y no dormir bien, pero todo vale la pena por la lucha que estamos haciendo”, agrega Quispe, quien acampa con su esposa y su hija en una pequeña carpa amarilla forrada con plástico azul para protegerse de la alta humedad de Lima.

Mas testimonios intimidantes: ¿Algo más radical?

También acampa un líder del pueblo indígena amazónico awajún, Merino Trigoso, de 66 años, quien luce corona de plumas y un collar tradicional. “Me pienso quedar hasta combatir la corrupción”, afirmó.

“Vamos a quedarnos hasta que proclamen a Castillo, si no, vamos a emprender algo más radical”, expresó de su lado Maruja Inquilla, de 45 años, oriunda de Coata, un municipio próximo al lago Titicaca, en la frontera con Bolivia.

Pedro Castillo, y quienes lo patrocinan, asumirán la presidencia el 28 de julio próximo

Es más pacífico y “elegante”, entregar a Keiko Fujimori.

¿Porque sus votantes son menos violentos?. ¿La comunidad internacional no presionará tanto por ser “portadora de apellido”?

Solo son algunas causas que quizás se estén evaluando desde el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), bajo presión de organismos internacionales. El presidente del Perú, Francisco Sagasti, quien asumió también por esa cascada de presidentes derrocados “está de paso” y sus opiniones no tienen fuerza.


Sagasti le ha rechazado incluso a Keiko Fujimori, que se hicieran presentes veedores internacionales para el conteo de los votos de las actas impugnadas, tras las actitudes sospechosas del JNE.

A solo siete cuadras de los acampantes de izquierda, aguardan también en el llamado “Paseo de los Héroes Navales” un grupo de seguidores de Keiko Fujimori. Se instalaron este fin de semana con un campamento al que denominaron “por la Democracia y la Libertad”. Están concentrados allí frente al emblemático Palacio de Justicia.

Si bien la tensión es muy alta entre ambos bandos, no se han registrado graves disturbios tras el balotaje del 6 de junio. En realidad en Perú todas las actividades se desarrollan con normalidad. El pueblo está acostumbrado a que el presidente sea destituido por el Congreso, o que sea éste quien destituya al poder legislativo.


Siempre que ocurrió fue porque estaba esa posibilidad en la Constitución del Perú. De hecho, el padre de Fujimori tomó esa medida al disolver el Congreso en lo que la prensa mayoritaria denominó “el fujimoraso”.


Tampoco es un hecho menor el que haya sido Alberto Fujimori quien tomara la decisión política que a la postre, culminó con la derrota del grupo de izquierda maoísta “Sendero Luminoso”. Contar toda la historia de su presidencia y la actualidad sería extenso.


Eso que debería ser (en parte) un pergamino para su hija Keiko Fujimori en “estos nuevos tiempos de moda socialista de izquierda”, es una mochila de piedras. Una familia de origen japonés que ha marcado un antes y un después en la rica historia del Perú. Amados y odiados por muchos, es la segunda vez que apenas Keiko pierde una elección y “casualmente por solo decenas de miles de votos”. ¿Cree usted tanto en las casualidades?. Yo no.

Estaríamos ante un fraude electoral que sigue destrozando la credibilidad de los procesos electorales de occidente. ¿Quienes salen fortalecidos con el descrédito?

Analizando como se están dando los acontecimientos, se hace muy difícil de entender, de como puede ser posible que Keiko Fujimori “esté supuestamente perdiendo” las elecciones. Agrego unas conclusiones que iba remarcando en mi cuenta de Twitter desde donde también seguí el proceso electoral.