Primer Tiempo: interpretan frases como dirigidas a la salud mental de Cristina Kirchner. Por qué no?

El expresidente Mauricio Macri a los pocos días de recibir el libro autografiado de su amigo Barack Obama, puso fecha y lanzó a la venta el suyo llamado “Primer Tiempo”, un título muy futbolero y sugestivo ya que puede hacerse una interpretación con su “primer presidencia” de Argentina durante el período 2015/2019. El hoy presidente de la Fundación FIFA con sede en Suiza, deja aún más abierta la ventana a un “Segundo Tiempo”, que enfurece a funcionarios y militantes del gobierno de los Fernandez - Kirchner.

La venta anticipada del libro ya fue un éxito a pesar de que muchas librerías, cuyos dueños militantes y simpatizantes fanáticos del gobierno, hicieron un “show” anunciando un boicot a su llegada prevista para hoy lunes.


Fiel a los tiempos que corren y mediante la red Twitter, Mauricio Macri dejó el link directo de venta de la empresa de su amigo Marcos Galperín, CEO de la eCommerce “Mercado Libre” la multinacional de venta online o tienda electrónica de origen argentino https://t.co/kRDYscYLkb?amp=1

El autor mediante la red social Twitter hasta les facilitó el acceso a los menos “amigables” con la tecnología, para que puedan acceder en caso de estar interesados en la compra. Quienes lo acompañan, evitaron así la malicia y la burla, con una jugada política y comercial que a muchos los sorprendió, más que el taco de Carlos Tévez que provocó el penal, con el que Boca Jrs. se imponía ayer 1 a 0 a River en el ... Primer Tiempo. Luego terminaría empatado, pero el fútbol no tiene “balotaje” en esa instancia.

La intención no es contar historias que ya todos conocemos en Argentina. Así que seré muy breve en esta etapa de introducción y con unos pocos datos para mis suscriptores del exterior.


Otra aparición en redes del exmandatario argentino que nuevamente causó la ira del sector de la grieta recalcitrante kirchnerista. Si bien el “Cañón del Colorado” ya ha llegado a muchos países con sus distintos referentes socialistas - chavistas, en Argentina está más en efervescencia por tener un contenido moral muy fuerte que va de la mano de la incapacidad para gobernar, la corrupción y actitudes fascistas.


Muchos hasta prometieron “quemar el libro”, cuando lo que deberían hacer, es apagar los incendios en la región andina de la Patagonia y “los incendios políticos internos”.


Se escuchó mucho una frase que Miguel Wiñazki recordó en una nota que escribió en el diario clarin.com hace ya cuatro días, analizando las manifestaciones de algunos fascistas de la agrupación “La Cámpora”, que aludían a “quemar los libros” de la ensayista Beatriz Sarlo, una de las primeras denunciantes de los “Vacunados Vip”.


El padre de Nicolás Wiñazki recordó a Heinrich Heine cuando dijo: “Allí donde se queman libros, más tarde se quemarán hombres” https://www.clarin.com/politica/beatriz-sarlo-esposa-gobernador-gobernador-acuciado_0_IaKccOnvF.html A ésto agrego que no nos asombremos si aparecen “los personajes ligados al gobierno quemando algunos libros de Mauricio Macri y subiendo las fotos en las redes sociales.


Si algunos interpretan en algún párrafo que Mauricio Macri habla de la salud mental de Cristina Kirchner y se ofenden, es porque son un poco desmemoriados

Lejos estoy de ser un profesional de la salud y más aún, de burlarme de una persona que padece algún trastorno de personalidad. En ese caso quien debería ser tratado por un psiquiatra, sería yo.


Conozco casos de personas afectadas, y se perfectamente la gravedad de ese tipo de patologías, que implican un abanico de trastornos mentales que van de los menos graves, que con solo ayuda de un profesional y la medicina adecuada, llevan a una persona a desarrollar una vida normal.


También sabemos de la existencia de pacientes psiquiátricos graves, que requieren internación, cuidados y vigilancia especial. Es un tema muy delicado y del que casi todos conocemos casos más o menos cercanos.

La vicepresidenta Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, ha padecido de algunas de estas patologías, y fue atendida por problemas que estuvieron a punto de quitarla de la carrera política. Y “Sinceramente”, muchas veces no se la ve muy bien como persona. El problema radica en que marca el ritmo y las políticas nefastas del gobierno a cargo de su nombrado presidente testimonial, Alberto Fernández.

Entonces cuando se escuchan versiones de que “hay ofensas adelantadas” por lo que pueda decir el Libro de Mauricio Macri sobre ese tema mental de CFK, no se hagan los distraídos los del “mundillo kirchnerista - cristinista”.


Pregunto: ¿Prefieren lo que dijo sobre la salud de Cristina Kirchner, el periodista y neurólogo Dr. Nelson Castro?

¿Las declaraciones que ha hecho Eduardo Duhalde de sus visitas y los sucesos en la casa del matrimonio por los años ‘90?


¿O prefieren a los cables diplomáticos de EEUU y sus preocupaciones por la salud del matrimonio Kirchner que fue tema de consulta de la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton?


Recordemos una nota del diario lavanguardia.com a Nelson Castro que afirmaba que "la enfermedad más importante que tiene es la atrofia frontal, una afección que produce trastornos de conducta, que genera conductas desinhibidas".


El periodista muy cercano al papa Francisco, además afirmaba, “que esta patología no provoca la bipolaridad pero está "asociada".


El periodista explicó que "los médicos que la trataron dicen que la conducta de Cristina es el producto de cinco factores: estrés, bipolaridad, síndrome de Hubris, atrofia frontal y narcisismo; hay de todos estos un poquito".


Según el diario español “excepto en el caso de la atrofia del lóbulo frontal, los otros cuatro trastornos ya habían sido diagnosticados por Castro basándose en fuentes médicas próximas a la Casa Rosada. En el caso concreto de la bipolaridad, la revista noticias.perfil.com ya lo había publicado en el 2006”.


“La publicación tampoco identificó a su fuente”, agregaban, “pero luego trascendió que se trataba del psiquiatra Alejandro Lagomarsino, que supuestamente había tratado a Fernández, pero que Lagomarsino no puede confirmarlo porque falleció de cáncer en el 2011“.


“Otro argumento para quienes no tienen dudas de la bipolaridad de la mandataria, es que su hermana, Giselle Fernández, sí padece esa enfermedad”, agregaba la publicación.