Petrolera de Rusia abandona Venezuela y deja al régimen de Nicolás Maduro totalmente debilitado

Geopolítica, Covid-19 y el rol de la prensa argentina en tiempos de pandemia.

Rosneft lo vende todo en Venezuela.

La petrolera rusa anunció este sábado en un comunicado la venta de todos sus activos y su participación en explotaciones en el país sudamericano a una compañía propiedad exclusiva del gobierno ruso.


A cambio, la empresa, que tiene tanto capital público como privado, recibirá un 9,6% de sus acciones actualmente en manos del estado ruso.

La decisión supone, a priori, el fin de todas las actividades en territorio venezolano de una compañía que se ha convertido a lo largo de los años en una pieza clave en la batalla geopolítica que Estados Unidos y Rusia libran en torno a Venezuela, informa bbc mundo.


Qué es Rosneft y por qué es importante


Rosneft es una compañía petrolera propiedad en su mayor parte del Estado ruso, que la cataloga como una de sus "empresas estratégicas".

Su director ejecutivo es Igor Sechin, al que se considera uno de los dirigentes de máxima confianza de Vladimir Putin, una muestra de la importancia que la firma tiene para el presidente ruso.

Rosneft estaba presente en Venezuela ya en los tiempos en los que Hugo Chávez era presidente.

Y al contrario que otras compañías energéticas extranjeras, que fueron expropiadas o abandonaron el país por decisión propia, mantuvo su actividad y sus inversiones incluso ante el desplome de la producción petrolera venezolana de los últimos años.

Qué significa exactamente el anuncio


En el comunicado en que anunció su decisión, Rosneft informó que se toma en beneficio de sus accionistas.

Pero persisten las dudas sobre el alcance real de su anunciada retirada de Venezuela y cómo se concretará.

El anuncio de la venta de sus activos en Venezuela a otra compañía, esta propiedad exclusiva del Estado ruso, hace pensar que la apuesta del Kremlin por Maduro se mantiene, aunque ahora vaya a tener otra apariencia.

Francisco Monaldi, experto en Política Energética en América Latina en el centro de análisis Baker Institute, cree que "esto permite a Rusia seguir ayudando a Venezuela y al mismo tiempo dejar a Rosneft fuera y limitar el coste de las sanciones".

Una fuente conocedora del sector petrolero venezolano que pidió no ser identificada le dijo a BBC Mundo que "las sanciones contra Rosneft Trading estaban haciendo que los rusos no le pudieran vender a muchos de sus clientes habituales, que se veían en riesgo de ser sancionados también, y además los bancos no iban a tramitar los pagos", concluye el informe de la BBC (Mundo)


NUESTRO ANÁLISIS


La decisión de la justicia de EEUU y de la agencia antinarcóticos (DEA), aceleraron las tomas de decisiones?


Es muy evidente que algunas cosas empezaron a desmoronarse en el régimen cuya cara visible es Nicolás Maduro, pero que en los hechos las decisiones se toman desde Cuba.

La isla es la otra víctima directa por dos razones: por sus históricas relaciones de amistad con Rusia (antes Unión Soviética) cuyo cordón umbilical siempre fue y lo es el sistema cumunista, si bien Vladimir Putin se ha flexibilizado al mundo pero sin perder su esencia.


La clave vuelve a ser el rol de China, el último bastión de peso en Venezuela


Si bien es cierto que es muy difícil que Rusia abandone totalmente su lugar estratégico ganado en el Caribe y otros países como Bolivia, la única opción fuerte de obtener petrodólares para Venezuela, es China.


Los asiáticos "milagrosamente" dicen que ya están en otra etapa de lo que empezó como una epidemia de coronavirus (Covid-19) en la ciudad de Wuhan, y se convirtió en una pandemia que está cambiando al Mundo. Lo difícil es creer en las cifras y resultados, que informa China, dado a que no existe libertad de expresión y toda noticia es monitoreada por el régimen.


Es muy difícil que Rusia se retire de la región porque tiene en marcha inversiones en otros rubros. Por ejemplo la construcción de una Central Atómica en Bolivia, iniciada bajo en mandato de Evo Morales, el exiliado del presidente argentino Alberto Fernández. La pandemia algún día pasará (según algunos médicos epidemiológicos en dos meses) dependiendo de las temperaturas y de las medidas que cada gobierno vaya adoptando.

Pero Putin no abandonará completamente la región, de la misma manera que los EE.UU. no abandonan totalmente zonas en las que geopolíticamente le son convenientes, como por ejemplo Afganistán o Iraq.


Las diferencias y coincidencias entre China y el eje chavista


Las coincidencias que unen a Venezuela y Cuba con China, son el férreo control de los regímenes gobernantes, las violaciones a los DDHH, la ausencia total de elecciones libres y democráticas, los presos políticos, represiones, persecuciones y asesinatos. El control o total ausencia y la regulación de las Redes Sociales, son otra horripilante coincidencia.


¿Qué podría impedir que China se establezca y trate de acaparar el terreno que deja Rusia en Venezuela?


En este punto entra a jugar la guerra anterior a la desatada contra el coronavirus, que aún se encuentra en curso y cuyo pico máximo de "la curva", se estima que llegará a la Argentina en mayo próximo casi a la par con la llegada del invierno.

Esa guerra anterior fue la llamada "Guerra Comercial" que el presidente Donald Trump le declaró a la China expansionista, cuyo imperio negociando con un doble estándar (comunista - capitalista) había dejado sin trabajo a millones de estadounidenses, que durante los mandatos de Barack Obama y bajo "el guiño Clinton" permitieron que empresas líderes e históricas realicen parte de sus piezas, en ensamblaje o el producto terminado en China y otros países asiáticos.


Para terminar recordamos que el nivel del manejo del mundo en cuestión del poder geopolítico y comercial lo siguen teniendo estratégicamente los EE.UU. y Rusia apoyados con sus distintos países satélites o bloques comerciales como la Unión Europea.


Si bien el poderío económico de China comercialmente hizo que subiera a ese "podio de honor", su fuerte sigue siendo la colonización comercial del mundo, antes que mostrarse como una potencia militar, aunque sin lugar a dudas también está en el segundo pelotón.


Es decir que difícilmente China vaya a realizar un atraco de buques de guerras o aterrice aviones en Caracas, como en muchas oportunidades si lo hizo Rusia. El Covid-19 está cambiando al mundo, pero los países poderosos toman otras estrategias para preservar su poderío económico y no perder su lugar en el podio.


Las medidas contra la pandemia que adoptaron sin restricción total - comparadas con Argentina y otros países - no nos dejan mucho margen de error para así afirmarlo.


Prensa y pandemia en Argentina


Mientras, algunos comunicadores de medios de prensa adictos al gobierno peronista de turno en Argentina, por editorial, ignorancia, convicción ideológica o quizás también por intereses comerciales; critican a toda hora las medidas adoptadas frente al Covid-19 en Brasil implementadas por el presidente Jair Bolsonaro, y lo propio hacen con Donald Trump (en épocas electorales) también tienen otras personalidades multifacéticas:

Se alarman por lo que sucede en Italia, ponen de ejemplo "el falso fin del coronavirus en China" y nada dicen de las cifras que las tiranías de Cuba y Venezuela tuvieron que informar "oficialmente"

La gran mayoría del periodismo argentino (salvo raras excepciones) pareciera que padecen una "extraña negación" que no los lleva a informar sobre los propios reportes que hacen de la pandemia ambas dictaduras y que ellos ya se vieron obligados a publicar hasta en las Redes Sociales (oficiales).


Y van aún más lejos: Según sus intereses monetarios (legal o amoral) en la diarquía gobernante, apoyan más la rama peronista que representa Alberto Fernández o el espacio de poder del ultrakirchnerismo de la vicepresidente "en cuarentena cubana", Cristina Elisabet Fernández viuda de Kirchner.

Mientras tanto, los argentinos veíamos y vemos azorados como avanzaba el Covid-19, al tiempo que escuchábamos al ministro doctor (médico) Ginés González García decir estupideces sentado en una silla, que hacía malabares para soportar su sobrepeso y las cortinas se corrían para darle paso al humo de su cigarrillo enfermante.


(En la foto el Ministro de Salud Dr. Ginés González García, abraza al mandatario argentino Alberto Fernández. Imagen: captura de google)









38 vistas0 comentarios
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram