top of page

Rusia da otra vuelta al grifo y deja a Polonia y Bulgaria sin gas. ¿Por qué exige el pago en rublos?

No caben dudas que el arma más importante que tiene Vladimir Putin para sobrevivir sin sobresaltos es el gas, simbolizada en la empresa GAZPRON, con la cual abastece aproximadamente a un 40% de Europa. También es una jugada clave en medio de la invasión a Ucrania, que haya dejado de suministrar gas a Polonia y a Bulgaria. Usted también se preguntará además el motivo por el cual Moscú exige que los pagos se hagan en su moneda (el rublo), despreciando nada menos que al dólar o el euro. Pero el plan del Kremlin en ese aspecto, parecería estar mucho más claro y a la vista.

Moscú no tiene apuros en Ucrania y menos aún, luego de haber controlado la

la cuenca del Donetsk en la región del Donbas o Donbass, lo cual era su objetivo primario. Los restantes eran evitar que la OTAN desembarcara del otro lado de su frontera y que Volodímir Zelensky tampoco se muestre propenso a seguir con intenciones de formar parte de la Unión Europea.


Se está muy lejos aún de un alto al fuego a gran escala o total. Brevemente digo en este punto que primero falta un interlocutor histórico que se mantenía siempre neutral en todos los conflictos, pero que en esta oportunidad rompió su tradición histórica y también impuso sanciones a Rusia: hablo de Suiza. Y otro elemento crucial es el pedido del invasor a Ucrania de que cambie la Constitución Nacional, para comenzar las negociaciones y asegurarse así los otros objetivos.

Desde ya que Ucrania como un Estado independiente y constituido, con toda la razón que lo asiste, no acepta esa exigencia por parte de un gobierno extranjero y que además lo ha invadido. Antes de ir de lleno al desarrollo del título, digamos que este tema no es para nada menor, ya que el artículo 73 de la Constitución dice: “Se resolverán problemas en alterar el territorio de Ucrania exclusivamente a través de un referéndum de todos los Ucranianos”. Pero otros artículos son más específicos en esta cuestión.

Sucede que la Constitución de Ucrania incluye la posibilidad de que la OTAN al mando de los EE.UU. o la Unión Europea, procedan a realizar, todos los actos que le permitirían los Incisos 23, 28 y 29 del Artículo 85, como lo menciona en este hilo de tuits que realicé hace hoy justo un mes y que si desea leerlo puede acceder presionando https://twitter.com/jorrausch/status/1509861790347268097?s=21&t=h_QO6uxHMHlXdc7CTO3cdQ

El Inciso 28 del Art. 85 de la Constitución de Ucrania va más a fondo y habla de “llamado a elecciones en Crimea”, que está en manos de Rusia ya desde el 2014.

Como leemos, el inciso 29 del Art. 85 vigente en la Constitución, aún va más allá, y nos habla de: “Crear y disolver regiones, estableciendo y alterando límites de regiones y pueblos, clasificando población, ciudades y regiones”.

Es muy difícil con lo que exige Putin y lo que está redactado en la Carta Magna de Ucrania. También el proceso de llevar adelante una reforma, ya que es la Rada Suprema o Consejo Supremo (el parlamento unicameral) de Kiev, quien primero debe convocar a un Referéndum.

Culminando este agregado sobre el conflicto que me pareció interesante porque es medular para el alto el fuego y la paz duradera que todos deseamos, también debo decir que cuando negocien ya seriamente, será porque Zelensky (o Zelensk), también habrá aceptado hacer modificaciones constitucionales. ¿Debería?. Esa concesión estaría totalmente fuera de lugar a primera vista y no hay dudas de ello. Pero también claramente advertimos en el texto de la Constitución señalado, que Ucrania la conformó pensando en los mismos objetivos que están en disputa e incluso se menciona a Crimea y otras palabras que suenan bastante feas para cualquier país cuando se habla de “clasificando población, ciudades y regiones”.

Me sorprendió pero es mucho más grave la invasión. También pensé que incluso Argentina en la reforma Constitucional de 1994 no dejó plasmado un reclamo por escrito sobre las Islas Malvinas, como fue propuesto por un sector. Lo que quiero señalar es que si bien existen combates en esa región desde 2014, lo de la Constitución ucraniana indeclinablemente caería en la Mesa de Negociaciones y se discutirían esos artículos puntuales.

Corte del flujo de gas a Polonia y Bulgaria

En este punto debo señalar y observando el mapa de la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Gas, que la jugada de Vladimir Putin al darle otra vuelta al grifo a la derecha, lo que está buscando es “ahogar sin gas”.

Es decir, provocar que tanto Polonia como Bulgaria salgan también al mundo a comprar gas en lugares donde se abastecen países en otros mercados, y responder con un mayor ahogamiento financiero.

El efecto buscado a mi entender era provocar una suba internacional del precio del gas, la que ya se vio reflejado con un aumento del 20% en el precio del fluido mientras los países acuden a realizar contratos con Qatar, Argelia (que desde hace años le vende casi el 42% que consume España), y Nigeria. La Unión Europea hizo un ambicioso programa llamado "REPowerEU" con el objetivo de salir de la dependencia del gas de la Federación Rusa, pero la irresponsabilidad de la administración Biden - Harris en ir tan lejos a “patear la osera” y provocar o anticipar la invasión a Ucrania, no estaba en los planes inmediatos de la Unión Europea.

En marzo el prestigioso economista Steve Hanke de la Universidad “Johns Hopkins”, ya alertaba que las sanciones económicas impuestas a Rusia podían volverse en un tiro a los pies a la Casa Blanca, y que otros países se verían beneficiados por esta situación.

Como no soy economista en el plano internacional soy de seguir los comentarios de Hanke quien antes de la invasión de Rusia, y también en la red social Twitter hoy tan nombrada por la compra de Elon Musk, manifestó que Rusia tenía un nivel de reservas de rublos en su Banco Central muy grande. Hoy diría yo “como para ir a la guerra”, y evidentemente Vladimir Putin tenía todo preparado y ni le molestaban los informes de movilización de tropas que informaban los medios “y la excelente información de inteligencia que destacaban”. A fines de marzo también por la misma red social Hanke demostró como el rublo que se había desplomado por las sanciones, ya estaba en etapa de recuperación (Ver imagen).


Terminando con el tema de la estrategia del gas por parte de Putin, reitero que eso “de patear la osera” a Biden no le salió nada gratis. Creó mucho malestar, y en su viaje a la Unión Europea a finales de marzo, calmó en algo “las aguas”, al firmar un importante acuerdo sobre el gas natural licuado (GNL). En el mismo se acordó que suministrará a Europa, de aquí a finales de año, un volumen de gas natural equivalente a aproximadamente el 10% del que recibe actualmente de Rusia. Pero también debemos decir que ese gas es mucho más caro debido al proceso que debe desarrollarse en el transporte y en el destino. Por el caso del robo que se producía en Argentina con un barco contratado antes de la llegada de Mauricio Macri al poder en 2015, conocí ese mecanismo. Para hacerla sencilla, y como su nombre indica, el GNL es transportado de mañera líquido y para poder utilizarlo hay que volver a convertirlo en gas.