top of page

“SE TENÍA QUE DECIR, Y SE DIJO”: el presidente Javier Milei les envió un mensaje a la Corporación de los medios corruptos de prensa e interpeló a otros otros espacios políticos a romper el silencio


(Presidente Javier Milei - “captura de internet”)


En un mensaje en 𝕏 (ex Twitter) y a su llegada a los Estados Unidos, esta mañana el presidente Javier Milei realizó un posteo en el que mencionó:


“LIBERTAD DE EXPRESIÓN. PARA TODOS”

“Hace algunos días cuando recibimos a la General Richardson en Buenos Aires aprovechamos la oportunidad para presentar una nueva Doctrina de Política Exterior para la Argentina”.


“Durante esa presentación dijimos que parte de nuestra visión es que creemos en una verdadera libertad de expresión. Pero para todos. No solamente para algunos”.


“El periodismo se ha acostumbrado, a lo largo de las últimas décadas, a que deben ser tratados como profetas de la verdad única e incontrastable, a los que no se puede criticar, ni desmentir, ni corregir. Si alguien osa cometer esa imprudencia, es castigado al unísono por todos los miembros de la corporación y sus agrupaciones”.


“Lo indignante de todo esto no es la pretendida superioridad de quienes ejercen un rol que, en esencia, es efectivamente noble. Sino que al igual que ha ocurrido con todo el resto de las cuestiones vinculadas a la política, el periodismo se ha corrompido, ensuciado y prostituido al calor de los sobres y la pauta oficial”.


“La extorsión es moneda corriente. La mentira, la difamación, la calumnia son algo frecuente también. Primero te pegan, y después te pasan la factura. Cifras siderales. Pero como la mayoría de los políticos son los que pagan, quedan presos de su propia trampa, ya que nunca pueden contestar los ataques a riesgo de que expongan sus negocios”.


“El problema de muchos periodistas con los que integramos La Libertad Avanza es que no le debemos nada a nadie. No tenemos negocios con nadie. Y no nos vamos a quedar callados frente a las operaciones, la mentira, la calumnia, la injuria o la difamación. Vamos a contestar. Vamos a decir nuestra verdad. Vamos a bajarlos de esa Torre de Marfil en la que creen que viven”.


“Porque libertad de expresión significa que nadie puede evitar que hablemos.

Ni siquiera los sagrados periodistas.

VIVA LA LIBERTAD CARAJO...!!!”.

Usted puede entrar al link de la empresa de Elon Musk y leerlo desde la misma aplicación siguiendo este link 🔗


El mismo post con más de un millón de interacciones de los internautas, fue precedido por otro del presidente argentino que reposteó al anterior donde expresó con cierta ironía:

“Me cuentan por la cucaracha que los ensobrados, los corruptos, los que mienten, calumnian, injurian y hacen dinero extorsionando están enojados con mi posteo.

ME ENCANTA !!!”.


“Principio de Revelación los condena y la defensa corporativa sólo busca la continuidad del curro...

VLLC!”, finalizó Javier Milei, como usualmente lo hace.

(Ver el post en la app de origen en https://x.com/jmilei/status/1778096530907451658?s=46 )

Lo que dice el presidente Javier Milei es algo que sufren los políticos y también muchos ciudadanos comunes, ya que un grupo de trabajadores de prensa, apoyados y estimulados por los dueños de medios; vienen aprovechándose en demasía de un relato de victimización donde metieron el negocio pautero y cuando ven peligrar su curro, se solidarizan en masa (por ellos, por pertenencia laboral, por ideología, por temor a perder sus trabajos o de perder el dinero extra de la pauta).


No todos fueron víctimas del terrorismo de Estado pero casi todos sembraron un relato desde el regreso de la democracia en 1983


Fue así, que cada una de las generaciones de argentinos fue acompañando solidariamente al periodismo en general, ya que algunos periodistas - ligados o no al terrorismo de los ‘70s -, desde el poder que les brindó el micrófono, una pluma o la TV; fueron victimizándose hasta que en los años ‘90s, lograron tanta influencia nacional que llegaron a escribir que eran el 4to. Poder (un abuso ya que nuestra Constitución nos dice que en Argentina rigen 3 poderes)


La mayoría se aprovecharon. Hicieron y hacen (ya con menos peso por la llegada de las redes), una especie de adoctrinamiento en beneficio propio - y desde ese monopolio de la noticia publicada -, hicieron y hacen algunas de esas maniobras que menciona el presidente Javier Milei.


En muchísimos de mis artículos que he publicado, y solamente en este sitio, mis críticas contra estas corporaciones mayoritariamente ligadas al socialismo internacional, son abundantes y coincidentes durante los últimos años.


Antes de cerrar, no puedo dejar de expresar mi solidaridad para con las víctimas de la censura en la República Federativa del Brasil, donde el gobierno socialista de Lula da Silva y el ministro del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Alexandre de Moraes, han emprendido una brutal persecución política contra periodistas y políticos de centro derecha.

(La imagen “captura de pantalla”, que realicé de la Wikipedia en español del Alexandre de Moraes y que luego de que la compartí en X, hace unas 72 horas fue reemplazada)


Destaco esta grave situación que he seguido y denunciado a la red social de Elon Musk.


También soy consciente que no tengo ninguna necesidad de brindar apoyo de manera constante, ya que estos regímenes suelen tomar represalias y es normal que

mínimamente una vez al mes visite Brasil por razones de negocios o en el Sur donde también tengo familia. No me asusta, y si tengo que pagar alguna consecuencia, estoy dispuesto a hacerlo en defensa de la libertad de expresión.


Solamente no quería dejar pasar por alto esta situación grave en Brasil, con un presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que ataca además a Elon Musk bajo la amenaza de romper el contrato con la empresa de internet Starlink que brinda el servicio en lugares inhóspitos del Amazonas.



En 𝕏: @JorRausch

Consultor - Analista Político

Abogado - Periodista

[Paysandús, R.O. del Uruguay, 10 de abril de 2024 | Hs. 16:36 pm GMT -3]

Comments


  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • YouTube
  • Icono social Instagram
bottom of page