top of page

A un año de una anunciada invasión rusa a Ucrania, había que salir de Afganistán a como de lugar

Recordemos que la administración de Joe Biden comenzó con una política exterior deplorable. Uno de los motivos, fue la retirada anticipada de Afganistán que produjo una baja en su imagen política tremenda, de la que nunca se recuperaría la que se volvió realidad en el estadounidense promedio ya por factores económicos (aumentos de precios de combustible y alimentos), fruto de una política doméstica inclinada a realizar un enfriamiento de la economía por la polémica pandemia. Fue noticia internacional cuando la inflación interanual llegó al 7%. Mientras todo esto ocurría, el presidente Joe Biden sorprendió al llamar asesino a su par ruso Putin. Pese a un encuentro ulterior, la situación se mantuvo tensa y comenzó una "Guerra Tibia" que hoy ya es tan fría, como en aquellos años de los misiles de la ex Unión Soviética en Cuba.

[Buenos Aires, viernes 24 de Febrero de 2021 - horas 10:57 pm GMT-3 - Por: Jorge Rausch McKenna | En Twitter: @JorRausch]

Pero lo que se veía muy extraño fue la desastrosa salida de Kabul dejando incluso abandonados a tropas de países aliados, y a colaboradores especiales afganos. Pero el "Tratado de Doha" firmado en 2018 por Donald Trump en Qatar con los Talibanes debía ser acortado "a cómo de lugar": se venía la operación que Vladimir Putin planeaba realizar en Ucrania, y Estados Unidos no podía arriesgarse a enfrentar dos conflictos al unísono.

"SANGRE Y AMAPOLAS"

Fue un artículo que escribí el 16 de agosto de 2021, haciendo alusión a la retirada de los Estados Unidos de Afganistán (se puede leer el artículo en el siguiente link:

https://www.jorgerausch.net/post/sangre-y-amapolas-talibanes-el-tratado-doha-biden-entreg%C3%B3-afganist%C3%A1n)

OTRO DE LOS AVISOS DEL LADO DE EE.UU.

En esa oportunidad tomé una nota del diario clarin.com.ar dando mi impresión personal y análisis. ¿Por qué me llamó la atención?

Porque no debería habérmela llamado, sería mi respuesta.

(Link de fecha 10 de febrero de 2021: https://www.jorgerausch.net/post/los-tambores-de-la-guerra-fr%C3%ADa-redoblan-en-el-%C3%A1rtico-con-la-llegada-de-los-dem%C3%B3cratas-a-casa-blanca)

Hoy el Kremlin ya hubiera pertrechado al talibán y Washington tendría una guerra propia, y no solo sería un observador y proveedor de armas y dinero para debilitar a un Vladimir Putin, que aún mantiene sus avances y cuya imagen positiva se mantiene entre los rusos y sus aliados (Ver encuestas del Reino Unido, para no caer en las burdas propagandas que abundan en medios de prensa rusa y occidente, como en redes sociales)

Desde el lado ruso era evidente que si Vladimir Putin seguía observando que si Ucrania seguía con sus planes de ingresar a la OTAN (NATO) como un segundo paso de un ingreso previo de Kiev a la Unión Europea (UE), procedería a la invasión de Ucrania, tal como ya lo había hecho Rusia años anteriores cuando anexó la península de Crimea.

Eran habituales las noticias sobre que se desplazaban y de como se replegaban las tropas rusas a la frontera con Ucrania. Eran noticias repetidas en un sentido u otro, mientras la pandemia del nuevo coronavirus perdió una prensa que internacionalmente iba de la mano. El mundo también se dio cuenta que la enfermedad (la Covid-19), no era tan grave con ciertos cuidados, "como les mintieron al mundo, y por la cual muchos gobiernos - como el de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en Argentina - cometieron atrocidades y se produjeron violaciones a los DDHH".


El conflicto que desató Rusia al invadir Ucrania hace un año podía terminar en meses, no en lo inmediato. De ahí que esas expresiones "de que pensaron que era un paseo", primero lo dijeron algunos analistas cuando se destató la andanada de desinformación. Pero también un General del ejército de los EE.UU. dijo que Rusia se rendía "porque se quedaba sin municiones en 10 días". Comenzaba así un arma de desinformación y de "fake news", normal en todo conflicto de este calibre. Las redes sociales no están aún ajenas y todos informamos y hacemos nuestros análisis. Algunos más serios, otros menos serios y algunas afirmaciones desopilantes. Los más atrevidos en la prensa y redes, son los que cobran "con los cadáveres de una forma u otra". Dicen ser independientes mientras informan con un sesgo de odio hacia Zelenski o Putin. También se da la extraña situación, que se debe explicar cuando se da una información, porque algunos encasillan y confunden información con simpatía hacia uno de los bandos en guerra.

Hacía mucho que no escribía pero consideré necesario hacerlo. No estoy muy inspirado y cada vez el tema de la guerra y "las simpatías dispares", las mentiras y operaciones; me desaniman bastante. Mucho de lo del párrafo anterior la verdad que ya produce cansancio. Mucha gente "se volvió especialista en armas, en tácticas militares, en geopolítica, etc.". Lo mío es el análisis político y la geopolítica con todo lo que ello impacta en la vida de las personas, las economías, los mercados, y el nuevo re acordonamiento mundial que es semana a semana. Lamento mucho las pérdidas de vidas humanas y como reitero siempre: "el único damnificado es el pueblo ucraniano". Ni siquiera Kiev. Hablo del ucraniano común que fue desplazado, al que le roban territorio y matan; mientras el otro bando los endeuda por generaciones con préstamos y armas.


Sobre cómo estimo continuará el conflicto, lo analizaré en otro momento. Espero que la intervención de China sirva para poner fin al conflicto. Rusia no perderá la guerra. El tema es cuánto territorio devuelve y lo que suceda con Moldavia. Es una potencia nuclear, mientras Ucrania sigue esperando más ayuda occidental. A veces también me equivoco.


Hasta pronto!


Jorge Rausch McKenna